Un café feminista que cobraba un 18% más a los hombres desaparece por falta de clientes

Un café feminista de Sídney (Australia), orientado a lesbianas veganas y que creó polémica por establecer un “impuesto a los hombres” cobrándoles un 18% más, echará el cierre este domingo.

Los hombres pagaban más y las mujeres tenían preferencia para sentarse

El café, llamado Handsome Her, abrió sus puertas en el verano 2017 y no ha durado ni dos años. Estaba dirigido especialmente a feministas, lesbianas y veganas, y su apertura provocó una polémica en Australia por cobrar un 18% más a los clientes masculinos alegando el mito de la “brecha salarial”, una tesis formulada por el feminismo izquierdista que, sobre la base de una manipulación estadística, afirma que las mujeres cobran menos que los hombres por hacer los mismos trabajos: el enésimo intento de hacer que ellas se crean oprimidas por los hombres. En un anuncio situado a la entrada del local, además de informar de ese “impuesto a los hombres”, el local también estableció que las mujeres tenían preferencia a la hora de sentarse.

Las quejas de los clientes por el trato discriminatorio del café

La página del café en Tripadvisor tiene una mayoría de comentarios muy negativos. Algunos usuarios criticaron la falta de higiene del local y del personal (“parece que la administración contrató a personas sin hogar de guetos para su personal y luego no les pagó lo suficiente para comprar jabón o máquinas de afeitar”, comenta un cliente), y también críticas a los altos precios de los productos y su mala presentación. Pero lo más llamativo son las quejas por el desprecio a los clientes varones: “Pasa media hora tratando de que venga una camarera y, cuando finalmente aparecieron, me dijeron que tenía que esperar porque era un “hombre blanco cisgénero” y que había mujeres que necesitaban ser atendidas primero. Según la camarera, tendría que esperar hasta que TODAS las mujeres en la tienda fueran atendidas antes de que aceptaran mi pedido, incluso las que llegaron después de mí. Me fui en ese momento y nunca volveré”, afirma un cliente. Otro usuario se quejaba en noviembre de 2018 de la política del café: extrema feminidad tóxica y, literalmente, intentar hacer que los hombres se sientan mal.

El café se proponía “confrontar y desmantelar el patriarcado”

En su página de Facebook, el café feminista ha anunciado que este domingo 28 de abril echará el cierre. Por lo visto, el proyecto no ha tenido el respaldo que esperaban por parte del público. De hecho, en su página en la citada red social había muy pocas fotos que mostrasen el local llenoA fin de cuentas, discriminaban en sus precios a multitud de posibles clientes por el simple hecho de tener pene, ¿qué podía salir mal? Como suele ocurrir en los ambientes de izquierda, en vez de reconocer sus errores, la nota de despedida publicada por el café recurre al victimismo y es un panfleto político en toda regla. Esto es lo que aparece en el tercer párrafo:

“Cuando abrimos Handsome Her en 2017, esperábamos que quizás pudiéramos conmovernos a través de nuestras descaradas discusiones públicas sobre la desigualdad estructural y la opresión. El impuesto a los hombres hizo estallar Internet, una idea que no creíamos demasiado radical, pero la forma en que el mundo respondió nos mostró cuán frágil es la masculinidad y solidificó la necesidad de confrontar y desmantelar el patriarcado“.

En su nota de despedida arremeten también contra los hombres homosexuales

Pero su enfado no es sólo con el “patriarcado”, sino que también se consideran víctimas de los hombres homosexuales: “las lesbianas están siendo borradas de la cultura queer, mientras que la cultura masculina gay sigue viva, fuerte e ilesa. Nos sorprendió descubrir que muchas personas en la comunidad LGBTIQA + tienen tanta aversión hacia nosotras con el uso de la palabra ‘lesbiana’, como activistas de los derechos de los hombres que se enojan con nuestros eventos lésbicos”.

¿Cómo determinaban si sus clientes eran hombres o mujeres?

Ni siquiera se han parado a pensar que el hecho de mostrarse repelentes hacia los demás por ser hombres es una torpe estrategia empresarial. Un ejemplo de esa actitud odiosa se puede leer en estas líneas de su mensaje de despedida: Sí, somos las tortilleras malvadas, discriminatorias y que odian a los hombres, que cobran más a los hombres. Lo que no han aclarado en ningún momento es cómo determinaban que sus clientes eran hombres. Según las tesis de la ideología de género, una persona es mujer si se percibe como una mujer, pero aunque naciese así ella puede autopercibirse como un hombre. ¿Cobraban un 18% más a sus clientes masculinos, tomando esa decisión en función de su apariencia, o preguntaban en cada caso si se sentían hombres o mujeres? Tal vez algunos hombres, ante la posibilidad de pagar menos, se hubiesen declarado mujeres.Un cliente escribió esta queja en Tripadvisor“Me identifico como mujer pero me hicieron pagar más porque ‘parezco un hombre’. Comportamiento absolutamente repugnante”Quizá el fracaso del café se deba a las propias contradicciones de la ideología de género…

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies