Una madre mantiene a su hija encerrada durante 26 años: solo le daba comida para gatos

Una señora mantuvo a su hija encerrada durante 26 años en el interior de una casa del municipio de Arefinsky (Rusia) con el fin de alejarla de los peligros del mundo exterior. La mujer cautiva pasó 14 años sin poder bañarse y era forzada a alimentarse con comida para gatos.

Nadezhda Bushueva vivía con su madre Tatyana. Una vez terminó sus estudios en el colegio a los 16 años, la progenitora impidió a la joven asistir a la educación superior o conseguir un trabajo, y quedó secuestrada dentro de una choza llena de animales, en la cual no había agua potable ni electricidad.

Al comienzo, la joven se ‘acostumbró’ y no trató de irse del lugar. La reclusión se fue haciendo más acentuada con el retiro de Tatyana, quien rechazaba las ayudas de los programas sociales. Finalmente, cuando su madre cayó enferma y tuvo que ser llevada a un hospital, Nadezhda no aguantó más y recurrió a la oficina de un funcionario en busca de ayuda.

La mujer, ahora con 42 años, contó que la casa estaba repleta de gatos y ratas, cuyos cadáveres en descomposición eran dejados en el suelo; y que dormía con su madre en el mismo colchón. Según el medio The Sun, Nadezhda también confesó no haberse bañado desde el año 2006.

«Mi vida es peor que la de un gato. Los gatos tienen más derechos. Ya ni siquiera existo, soy un muerto viviente«, manifestó la mujer, quien aún no tiene muy claro cómo funciona el mundo exterior.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies