Una feminista llama “sexista” a la ciencia por demostrar que hombre y mujer son diferentes

Ahora resulta que el método científico también es machista

Hoy el diario progresista El País asume la tesis de la feminista Saini con este titular: “Las mentiras sexistas de la ciencia”. Es decir, que el periódico de PRISA hace suya la opinión de Saini y acusa de mentir a la ciencia. Aunque sólo fuese por pudor, en la redacción de ese diario deberían haber revisado el significado de la palabra “ciencia” según la RAE: “Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva y comprobables experimentalmente.” De esto deduzco que ahora observar y razonar es machista: lo correcto es hacer afirmaciones a priori y negar sin más cualquier hecho que las contradiga, incluso cargando contra la ciencia misma.

Quieren sustituir la ciencia por una pseudociencia que ignora los hechos

La noticia dice lo siguiente en su entradilla: “los prejuicios influyeron en la supuesta condición biológica de la mujer”. Esto lo dice el periódico sin usar comillas, afirmando que es algo que Saini ha demostrado. Para desarrollar esa afirmación, El País destaca esta afirmación de Saini: “Resulta que todo lo que se tenía por biológico era social”. Supongo que no se referirá a las diferencias biológicas externas entre hombres y mujeres, porque negarlas ya sería cómico. Lo que afirma Saini es una de las tesis de la ideología de género, que niega todo origen biológico de las diferencias de conducta entre hombres y mujeres. No es extraño que esa periodista y ese periódico tengan que arremeter contra la ciencia para hacer esa afirmación, porque la ideología de género es una pseudociencia que no basa sus afirmaciones en hechos, y que además niega los hechos cuando contradicen sus tesis. La propia noticia de El País es una buena demostración de ello.

Acusa a la ciencia de “hacernos creer” que hay diferencias entre hombres y mujeres

El texto de la noticia empieza asumiendo una de las afirmaciones de Saini: “No es cierto que las mujeres y los hombres tengan cerebros distintos”. El periódico añade esta cita de la feminista para reafirmar esa idea: “Sólo es algo que la ciencia ha intentado hacernos creer”. La persona que dice esto se autotitula como “periodística científica” en su cuenta de Twitter. Por lo visto, ha olvidado que la ciencia no tiene como fin infundir creencias, sino extraer conclusiones racionales de la observación de la realidad. Obviamente, un científico puede estar equivocado. Incluso muchos pueden estarlo. Pero lo que Saini y El País vienen a decir no es que uno o muchos científicos estén equivocados: lo que dicen es que es la ciencia -en general- la equivocada. Este ataque a la ciencia es tan absurdo como decir que la Tierra es plana y llamar “machista” a quien lo niegue. Si Saini cree que determinados científicos se equivocan, lo que debe hacer es demostrar que sus conclusiones son erróneas, pero recurriendo al método científico y no una censura ideológica.

Las noticias de El País que contradicen esos disparates pseudocientíficos

La escandalosa redacción de la noticia de El País demuestra hasta qué punto cierta izquierda está dispuesta a renunciar a la ciencia para complacer a un feminismo izquierdista cada vez más fanático e intolerante. De hecho, ese periódico tendrá que explicarnos qué debemos hacer con ciertas noticias sobre estudios científicos que ha publicado durante décadas. El 19 de abril de 1989 El País titulaba: “El cerebro de los hombres es diferente anatómicamente al de las mujeres”. La noticia decía lo siguiente: “Investigadores que estudian el cerebro han descubierto que existen diferencias anatómicas entre los hombres y las mujeres, las cuales pueden determinar diferencias en las habilidades mentales. Según el diario de PRISA, eso “ayudaría a explicar por qué las mujeres tienden a recuperarse más rápidamente y más a menudo de ciertos tipos de daños cerebrales que los hombres. También podría ayudar a saber por qué hay más niños que niñas que sufren de dislexia y la razón de que en general las mujeres dominen más las habilidades verbales. La noticia ya recogía entonces el enfado de algunas feministas.

El 3 de diciembre de 2013 El País titulaba: “Por qué ellos se orientan mejor y ellas tienen más memoria”. La noticia señalaba lo siguiente: Los estudios psicológicos muestran de forma consistente ciertas diferencias en el comportamiento de los dos sexos: los hombres muestran en promedio más habilidades motoras y de percepción espacial, y las mujeres puntúan mejor en el conocimiento social y la memoria. Los neurocientíficos de la Universidad de Pensilvania creen haber hallado la clave neurológica de esas diferencias. Según su investigación con casi un millar de jóvenes, la conectividad entre distintas partes del cerebro se desarrolla de manera diferente en los dos sexos.En las mujeres predominan las conexiones entre los dos hemisferios cerebrales, y en los hombres prevalecen las interiores de cada hemisferio. Curiosamente, ese patrón se invierte en el cerebelo, una estructura implicada en la coordinación de movimientos y el aprendizaje de procedimientos”.

Un neurocientífico: “Las diferencias que existen entre hombres y mujeres no son exclusivamente culturales”

El 17 de febrero de 2017, El País titulaba con una frase del neurocientífico Óscar Marín: “Los cerebros de hombres y mujeres son diferentes, igual que las mamas”. Marín dirige el Centro de Trastornos del Neurodesarrollo en el King’s College de Londres, “con 150 personas a su cargo”, señalaba el periódico. En la entrevista, el propio diario señalaba en una de sus preguntas un hecho obvio que indica las diferencias entre sexos: “¿Que los cerebros de mujeres y hombres sean diferentes puede explicar, por ejemplo, por qué los presidiarios son casi todos hombres?” La respuesta de Marín fue muy clara: Las diferencias que existen entre hombres y mujeres no son exclusivamente culturales. Hay una base biológica que subyace a algunas de nuestras diferencias. Todavía no entendemos en profundidad cómo se manifiestan, pero las diferencias que existen entre géneros no son única y exclusivamente culturales”. ¿Cuánto tardarán las feministas en pedir represalias contra los científicos por afirmar estas cosas que, no lo olvidemos, son fruto de la observación?

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies