Torturas

http://www.aporrea.org/imagenes/2008/03/torturas.jpgBuenasssss

A continuación y para no perder ese «aire» que estamos cogiendo tan bizarro a la hora de exponer noticias os dejo a continuación unas imágenes y explicaciones de diferentes aparatos de tortura que se empleaban en la antigí¼edad (y hoy en dí­a quien sabe), para sacar las confesiones de manera «amable» y totalmente personal.

Para ver los mismos leed la noticia completa

www.putalocura.com

www.putalocura.com

Silla de Interrogatorio: El interrogado tení­a que sentarse sobre la silla a decir la verdad (o la verdad que requerí­an los torturadores) amenazándole con apisonarle hasta quedar completamente clavado.

www.putalocura.com

www.putalocura.com

El Cepo se usaba como castigo por delitos de robo o disturbios; aunque en un momento dado se podí­a tener expuesta a la ví­ctima hasta la muerte, si así­ se decidí­a por la corte de justicia. También fue utilizado como método de tortura para conseguir una confesión en las mazmorras de castillos, palacios de justicia o cárceles inquisitoriales. Era un instrumento que serví­a para sujetar al reo por la garganta y las muñecas, y según el modelo también por los tobillos. La ví­ctima quedaba expuesta al público en la plaza de la ciudad, encontrándose a merced del populacho que lo vejaba y golpeaba, a veces incluso hasta la muerte, con el beneplácito de la autoridad.

www.putalocura.com

www.putalocura.com

La Sierra: Terriblemente bestial y monstruosa la forma en la que morí­an los que eran destinados a sufrir esta espeluznante tortura. Se colocaba a la ví­ctima boca abajo para que toda la sangre le fuera a la cabeza, y el motivo no era otro que intentar mantenerle el mayor tiempo posible con vida mientras le aserraban la entrepierna. Al tener toda la sangre en la cabeza se oxigenarí­a el cerebro para que la ví­ctima no se desvaneciera. Normalmente, la sierra le alcanzaba el ombligo antes de que desfalleciera, y a veces incluso llegaba hasta el diafragma.

www.putalocura.com

www.putalocura.com

www.putalocura.com

www.putalocura.com

La Cuna de Judas: Esta es quizás una de las torturas más dolorosas pues el sujeto sufre de una agoní­a lenta y cruel hasta su fallecimiento. La ví­ctima era colocada desnuda justo encima de la pirámide con la punta incrustada en el ano o la vagina y, dependiendo de su peso y del que le añadí­an, iba bajando lentamente hasta quedar literalmente empalado.

www.putalocura.com

www.putalocura.com

El borceguí­ consistí­a en apretar el tobillo de la ví­ctima por medio de varias maderas enlazadas por unas correas o gatos de hierro, para administrar presión, hasta quebrantar los huesos.

www.putalocura.com

La Dama de Hierro: La siguiente cita es una descripción del primer uso registrado de la Dama de Hierro, el 14 de Agosto de 1515: «Un falsificador de monedas fue puesto dentro, y las puertas fueron cerradas lentamente, de modo que las espinas afiladí­simas penetraran sus brazos y piernas en varios sitios, y su barriga y pecho, su vejiga y la raí­z de sus miembros, y sus ojos, y sus hombros, y sus nalgas, pero no lo suficiente para matarla; y así­, él permaneciera en gran sollozo y lamento por dos dí­as, luego de los cuales morí­a».

www.putalocura.com

El Rompecráneos: Los dientes salí­an literalmente disparados de sus cavidades y destrozaba los huesos de la mandí­bula. Luego, los ojos se salí­an de sus cavidades y finalmente, el cerebro salí­a triturado por los oí­dos.

www.putalocura.com

El cinturón de castidad es una braga de hierro, cerrada con llave, que se les colocaba a algunas mujeres para evitar las infidelidades o la promiscuidad.
También se dice que era utilizado por las mujeres como defensa contra la violación, en época de acuartelamiento de soldados, durante viajes y en estancias nocturnas en posadas.

www.putalocura.com

Los españolitos tampoco nos quedamos atrás en esto de las torturas pues hemos utilizado el famoso Garrote Vil hasta hace no muchos años (aunque hoy en dí­a habrí­a que aplicárselo a más de uno). El instrumento consistí­a en una mesa, a la que se le adosaban unos «garrotes» que oprimí­an las piernas de la ví­ctima, por un lado; y los brazos y pecho, por otro. Aplicando presión lentamente en aquellas zonas del cuerpo, se producí­a un intenso y agudo dolor al provocar el quebranto de los huesos.

El garrote de forma evolucionada consistí­a en un collar de hierro que, por medio de un tornillo con una bola al final, retrocedí­a produciendo la muerte por la dislocación de la apófisis de la vértebra axis sobre el atlas en la columna cervical. Supuestamente, esta evolución harí­a que el reo tuviese una muerte rápida y apenas sin sufrimiento, pero más tarde se descubrió que todo dependí­a de la fortaleza del cuello del individuo y la fisiologí­a del verdugo , y si éste estaba musculado y el verdugo era débil, podí­a incluso llegar a agonizar durante media hora antes de morir.

www.putalocura.com

www.putalocura.com

La Mesa de Torturas: La tortura consistí­a en atar al individuo sobre una mesa de madera e ir girando la rueda hasta desgarrarle lentamente los miembros. También se usaban utensilios punzantes y barras de hierro candentes para añadirle un toque aún más bestia si cabe a la ya de por sí­ terrible tortura.

Comentarios en Facebook

2 comentarios en «Torturas»

  • el 23 abril, 2009 a las 6:26 pm
    Enlace permanente

    no imagino el nivel de perversión y sadismo de la gente que ideó y usó esas torturas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies