Una grieta gigante en ífrica podrí­a dar lugar a un nuevo océano

Se encuentra en Etiopí­a, en el valle del Rift.

Los geólogos empezaron a estudiar la gran grieta en 2005, coincidiendo con una serie de terremotos y erupciones volcánicas en la zona.

El magma solidificado en la superficie provoca que se esté abriendo.
La zona tiene una actividad tectónica similar a la de la formación de cordilleras oceánicas.
«Estamos ante un nuevo océano que dividirá ífrica dentro de un millón de años».

Podrí­amos estar ante una de las noticias geológicas más importantes de todos los tiempos si se confirma la investigación publicada estos dí­as en Geophysical Research Letters: un nuevo océano podrí­a estarse formando en ífrica.

Etiopí­aEl estudio, llevado a cabo por varios expertos geólogos de diferentes paí­ses, ha analizado la gigantesca grieta (descubierta en 2005) que parte en dos el desierto de Etiopí­a, en el valle del Rift (una gigante fractura geológica de casi 5.000 kilómetros de extensión) . Han concluido que el crecimiento y desarrollo de esta brecha sigue los patrones de lo que ocurre en el fondo de los actuales océanos, con las cordilleras oceánicas que separan los continentes.

La comunidad cientí­fica, recelosa de esta hipótesis cuando se lanzó en 2005, ahora parece interesarse por el estudio.

La brecha, de 56 kilómetros de longitud y hasta seis de ancho, dará lugar, dentro de «un millón de años a un nuevo océano que dividirá ífrica«, según afirma la co autora del estudio, Cindy Ebinger, profesora de la universidad de Rochester (EE UU).

Todo empezó con un terremoto

En septiembre de 2005, varios terremotos (algunos de gran fuerza) y la posterior entrada en erupción del volcán Dubbahu provocó que el magma quedase solificado en la superficie actuase como cuña en las mismas, separándolas aún más, en especial la mencionada anteriormente. Es como si fuese «una cremallera que abre en dos el valle de manera muy rápida«, explica Ebinger. Esta apertura fue objeto de estudio hasta la investigación publicada hace escasos dí­as y que concluye en que estamos ante un fenómeno igual al de la formación de otros mares y océanos.

Un proceso tectónico similar es el que ocurre en la actualidad en el fondo del Mar Rojo. De hecho, los investigadores que han elaborado el estudio estiman que este nuevo océano conectará con el Mar Rojo y el Golfo de Adén.

Habrá que esperar, como mí­nimo, «un millón de años».

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies