ATENCIÓN: Estas imágenes pueden herir su sensibilidad. La policía letona está investigando un posible caso de canibalismo después de que dos personas, presuntamente artistas, retransmitieron en directo, y a través de la red, una extraña ‘performance’ en la que se arrancaban partes de su cuerpo, las cocinaban en una sartén y se alimentaban con ellas mutuamente.

Facebook no levanta cabeza. Tras los últimos escándalos relacionadas con la filtración de datos privados, ahora, la conocida red social está bajo el punto de mira de las autoridades.

La policía letona está investigando un posible caso de canibalismo después de que dos personas, presuntamente artistas, retransmitieron en directo, y a través de la red,  una extraña ‘performance’ en la que se arrancaban partes de su cuerpo, las cocinaban en una sartén y se alimentaban con ellas mutuamente.

En las imágenes, que despertaron la indignación de los usuarios, que acusaron al artista  Arturs B?rzi? de canibalismo, puede verse como dos personas, un hombre y una mujer, esperan sentadas en una habitación. Otra más, vestida enteramente de blanco y con el rostro oculto bajo una máscara de forense, comienza a cortar pequeños trozos de carne de la espalda de la pareja, ayudado por un bisturí y unas pinza, y sin usar anestesia.

Los trozos de carne son arrojados a una satén donde comienzan a cocinarse mientras la pareja observa la escena en silencio. El hombre enfundado en el traje de forense coge los trozos y comienza a alimentar a la pareja.

Según ‘Mirror‘, la grabación se realizó el 6 de marzo en un museo de Riga, la capital de Letonia, y no está claro si todo forma parte de un truco o por el contrario se enfrentan a un caso de canibalismo.

Los supuestos artistas Karl Zvejnieks, Suura Nettle y PainProTest, alegan que sólo intentaban sugerir que las personas tendrían que recurrir al canibalismo si se enfrentaran a la extinción.