Un hombre que a finales de julio de 2016 se tiró “una sonora ventosidad” cuando agentes de la Guardia Civil le pidieron que se identificase después de protagonizar un altercado en un bar de la localidad lucense de Chantada aceptó ayer ocho meses de prisión por un delito de atentado. Admitió que también les insultó y les dijo que eran unos “mierdas”, unos “perros” y , además de amenazarlos con expresiones como “te vas a enterar”, “no sabes con quién te metes”, “te voy a matar”.