muere michael jackson

michael_jackson_muerteSe fue un gigante del pop, un incomprendido, un jodido genio que no pasó desapercibido por el mundo. Para nosotros los humanos siempre estuvo presente, tanto para hablar sobre su posible enfermedad y las constantes operaciones a las que se sometí­a como para valorar su indudable talento y además darle ese toque freak que le caracterizaba….

Hoy vamos a volver a recordar aquellos artí­culos para homenajear como es debido a este grande de la música, sin duda hoy es un dí­a triste para el pop€¦ porque como dijo Salvador Dalí­ €œlos genios no deberí­an morir€.

MICHAEL JACKSON

FICHA Tí‰CNICA DE UN INDIVIDUO FUERA DE LO COMíšN

Antes de nada, voy a daros unos datos básicos para que todo aquel que no sepa quién es Michael Jackson se oriente y se sitúe y pueda leer lo que viene después. ¿Qué? Que le he oí­do, señor Marifloro… ¿Cómo que todo el mundo sabe quién es Michael Jackson? Seguro que hay algún friki por ahí­ en un pueblo perdido de Castilla La Vieja que, como el anciano del anuncio de «¿Pero Franco qué opina de todo esto?», todaví­a no sabe quién es mi í­dolo, todaví­a no sabe quién es el cantante y bailarí­n y friki más grande que ha dado América… todaví­a no sabe quién es Michael Jackson. Así­ que, nada, ahí­ va la ficha técnica del Dios del Pop:

Nombre completo:

Michael Joe Jackson

Nombre artí­stico:

Michael Jackson.

Alias:

Jacko Wacko, así­ lo bautizó cruelmente la prensa amarilla cuando empezó a reí­rse de él, ciega de envidia por su éxito y repercusión.

Ocupación:

Cantante y fenómeno de feria (o, mejor, de parque de atracciones) postmoderno a escala universal; performance viviente.

Lugar y fecha de nacimiento:

El Michael Jackson que yo amo, o sea, la superestrella pop, el freak, nació en la MTV en 1983, año en el que se estrenó el vidrio musical de «Thriller».

Altura y peso:

Variables, pero todo el mundo habrá podido comprobar que Michael va menguando con el paso del tiempo. O sea, que es el increí­ble Michael menguante. Cada dí­a más bajito y más delgado, hasta que desaparezca y sus fans volvamos a escuchar sus maravillosas canciones, bailando breakdance y haciendo el paseo lunar (moonwalk) con lágrimas en los ojos.

Cabello:

Se quemó durante el rodaje de un spot de «Pepsi». Desde entonces, Michael usa pelucas negras, cada vez más lisas.

Ojos:

De ningún color.

Sexo:

El de los ángeles.

Base de operaciones:

El universo conocido y el paí­s de nunca jamás.

Parientes próximos:

La Toya y Janet son las únicas que se parecen a él y que se pueden considerar parientes. La Toya es mala: es un putarracón verbenero que le copió la cara a Michael, salió en pelotas en el «Playboy» (y no está mal, aunque es pura silicona), es bruja de pago al estilo Aramis Fuster y escribió unas memorias en las que pone verde a Michael para forrarse. Janet es la buena: tiene su propia cara, debutó en la serie «Fama», donde intentó tirarse a Leroy Johnson y a Bruno Martelli (sin éxito, pues eran mondrigones) y grabó junto a su hermano el vidrio y la canción «Scream», muy buena. No está demostrado que el resto de sus familiares, que son negros y humanos, lo sean realmente. Ver una foto de Michael Jackson junto a sus padres es como ver un dibujo de superman con sus padres adoptivos de Smallville; se nota que ambos vienen de otro planeta.

MICHAEL JACKSON

Pasatiempos:

Ver piní­culas de la Disney. Jugar con animales y niños. Leer la Biblia.

Piní­cula favorita:

«E.T.», de la cual grabó el disco hablado y una canción. Michael ha dicho de «E.T.» que «su historia es, en gran medida, la historia de mi vida. Es un extraño en un lugar extraño y quiere que le acepten… Se encuentra más cómodo con los niños… Da amor y quiere recibir amor… y tiene el poder de dejarlo todo, evadirse y volar más allá de las cosas de este mundo».

Personalidad más admirada:

John Merrick, el hombre elefante, del cual, según dicen, llegó a comprar su esqueleto. Michael sale bailando irónicamente con una réplica en plastilina de dicho esqueleto en el vidrio de «Leave me alone».

Colecciona:

Fetiches relacionados con su amiga Liz Taylor, animales bizarros (como serpientes, pavos reales, llamas o elefantes) y maniquí­es, que le fascinan porque, como él, carecen de sexo.

Religión:

Ahora, el Pop. Porque en ese credo, él es Dios.

Un deseo conseguido:

Ser inmortal.

Un deseo no conseguido:

Casarse con Liz Taylor.

Filiación polí­tica:

Buena persona. Antes era afí­n al Partido Republicano, y hasta llegó a visitar a Ronald y a Nancy Reagan en la Casa Blanca, acompañado por su pareja de aquella época (el chimpancé Bubbles). Pero, recientemente, sorprendió a propios y a extraños tocando en una fiesta del Partido Demócrata en Harlem.

Palabra favorita:

Magia.

Un libro:

«Peter Pan».

Prendas de vestir favoritas:

Los disfraces y los trajes de general intergaláctico que le hacen a medida, calcetines blancos con mocasines negros (como los camareros españoles).

Complementos favoritos:

Tiritas en los dedos, guante de lentejuelas, mascarilla para andar por la calle sin contaminarse, sombrero, gafas de sol.

Fuente de inspiración:

Los niños, los niños y los niños. Y los niños.

Periódico que lee cada mañana:

«Sunday Times».

Bebida:

Zumo de zanahoria.

Comida:

De lunes a sábado, vegetales. El domingo sólo zumos para «desatascar el colon».

Lugar de vacaciones:

Disneylandia.

Deporte:

Media hora de baile cada domingo.

Vicio:

Dibujar monigotes mientras habla por teléfono.

MICHAEL JACKSON

Bueno, después de esta ficha técnica, seguro que hasta el castellano viejo más out e incomunicado se ha puesto al dí­a. Ahora, voy a dar unos cuantos datos más concretos sobre Michael. Se cuentan y se escriben tantas mentiras y tonterí­as sobre Michael que creo que es necesario poner los puntos sobre las í­es. Ahí­ van, por eso, varias respuestas a preguntas que Marifloro me hace sobre mi artista favorito.

¿POR QUí‰ MICHAEL JACKSON TIENE LA PIEL BLANCA SI ES DE RAZA NEGRA?

Me alegro de que me hagas esa pregunta, Marifloro… Bueno, Michael Jackson no quiere ser blanco. Está orgulloso de su raza y nunca ha dejado de hacer música negra (aunque, eso sí­, a su manera, o sea, revolucionando dicha música con los últimos avances tecnológicos, impregnándola con su personalidad marciana y redefiniendo sus parámetros con talento y sin prejuicios a la hora de mezclar soul, funk o rythm and blues con pop, rock, heavy metal, rap y demás estilos en su batidora personal para luego comérselo y vomitar algo nuevo: el sonido Jackson).

Hace poco lo dejó bien claro defendiendo a los artistas negros con uñas y dientes; lo leí­ en el entrañable semanario crí­tico del corazón «Dí­game»: «Aunque parezca una contradicción, el rey del pop acusó a la industria discográfica de conspirar para generar beneficios a costa de sus artistas y sobre todo los de raza negra. No tuvo reparos en alzar la voz en una pequeña rueda de prensa, «las compañí­as discográficas conspiran contra los artistas. Roban, engañan, hacen todo lo que pueden, especialmente contra los artistas negros».

El cantante de color que más discos ha vendido en el mundo castigó duramente a la industria musical y sobre todo al presidente de Sony Music, Tommy Mottola. El artista norteamericano señaló que el esposo de Thalí­a era un individuo «malvado, racista y muy, muy diabólico».

Pues otra razón más para admirar a Michael: desenmascara el gran timo de la industria del disco, habla claro y defiende sus derechos y los de los artistas de la raza de sus padres de la Tierra, esos que le adoptaron y explotaron su talento extraterrestre cuando Michael era niño negro. Tommy Mottola

Bueno, de nuevo el señor Marifloro pregunta impaciente: «¿Entonces, por qué Michael es blanco? Todaví­a no nos lo has dicho…» (Qué pesado). Por culpa de una enfermedad que afecta a algunos negros y que les despigmenta la piel. Es como una especie de soriasis. Michael ya sufre bastante con esta terrible enfermedad como para que, encima, le echen en cara que es blanco. Esto no me lo he inventado yo: es un hecho. Michael confirmó a Oprah Winfrey que el cambio de su piel no se debí­a a una decisión personal sino a una enfermedad que comenzó a presentarse cuando cumplió los 30.

MICHAEL JACKSON

Los especialistas sostienen que la enfermedad a que se refiere Mickael es el Vitiligio. Los negros son negros porque tienen mayor pigmento melánico, es decir, que sus células (los melanocitos) fabrican mayor cantidad de melanina que las de una persona blanca. Por lo tanto blanquearse no es tan fácil, el único tratamiento efectivo es la aplicación de una crema: el eter monobencí­lico de la hidroquinona.

Esta droga actúa sobre la piel produciendo la intoxicación y muerte de todas las células epidérmicas que nos dan el color e inhibiendo la fabricación de melanina. Así­ la piel va perdiendo color progresivamente. Si no se la expone a los rayos ultravioletas, el color de la piel quedará tal como el médico y el paciente decidan. Esta quí­mica tiene sus contraindicaciones, ya que puede provocar problemas dérmicos, incluyendo rechazo, eczemas, alergias, irritaciones y blanqueamientos en forma de puntos (los denominados «confetti»).

El Vitiligio es una enfermedad que afecta al dos por ciento de la población mundial, y que consiste en la falta de pigmentación melánica en la piel, lo cual hace que se blanqueen algunas partes del cuerpo, apareciendo manchas que desentonan con el resto de la piel. Quien se haya tratado con el éter monobencí­lico de la hidroquinona puede arrepentirse e interrumpir el proceso, pero lo que nunca podrá lograr es el retroceso: cuando las células se destruyen, no hay nada que las pueda hacer revivir. Si alguien necesita más pruebas sobre la enfermedad que ha hecho de MJ un rostro pálido, decir que, en 1993, cuando a Michael se le estropeó un coche y tuvo que salir corriendo rodeado de guardaespaldas, pudieron comprobarse las manchas blanquecinas de sus manos, que confirman que lo suyo es una enfermedad, no una excentricidad de millonario.

¿ES CIERTO QUE LE GUSTAN LOS NIÑOS?

Michael no es pedófilo. Le gustan los niños, es cierto, pero sólo porque es un ser simple y puro, que desconfí­a de los adultos y necesita tener siempre cerca un alma cándida y bondadosa. Un alma que, hoy en dia, sólo puede encontrarse en los niños, esos locos bajitos. Además, Michael es él mismo, en el fondo, como un niño pequeño, como un loco bajito.

Tal vez debido a que no tuvo infancia (nació para triunfar: a los 5 años, conseguí­a aplausos; a los diez, fue número uno), Michael tiene complejo de Peter Pan, se resiste a crecer, es un retardado emocional con corazón de poeta y alma de empresario.

Que luego su dentista utilice a su hijo para sacarle pasta a Michael ya son cosas de la maldad de la gente, que sabe de la bonhomí­a de Jackson y se quiere aprovechar de ella.

MICHAEL JACKSON

¿ESTE FRIKI SE HA OPERADO LA CARA O SE TRATA DE OTRA EXTRAÑA ENFERMEDAD?

Sí­, Michael, friki inseguro, lleno de traumas y complejos, persona delicada e infeliz, ha pasado varias veces por el quirófano para hacerse la cirugí­a, para retocar su anatomí­a y sentirse más a gusto en su pellejo, para crear un rostro único, una máscara de carne y hueso tras la que ocultarse de las miradas indiscretas del mundo entero.

Pero… ¿no es eso lo que hacen la mayorí­a de las supermodels (o aspirantes a)? ¿Entonces por qué se ataca a Michael y no a Claudia Schiffer, por ejemplo, que está hecha una puta freak (ver fotos de su bodorrio en el «Hola»)? Michael está tan delgado y tan desfigurado como muchas de ellas, pero al menos es un genio extraterrestre. Las otras tienen la cabecita más hueca y el coño más cerrado que una Barbie Superstar.

¿ES VERDAD QUE EL íšLTIMO DISCO DE JACKO ES UNA MIERDA Y UN FRACASO?

Michael no ha fracasado con «Invincible». Vale, es posible que no sea su mejor disco (aunque eso es mucho decir: eran tan buenos los anteriores, que aunque este esté un poco por debajo es una maravilla comparado con otras cosas que están saliendo ahora), pero tampoco es una mierda.

Tiene canciones tan buenas como «Unbreakeable» o la que da tí­tulo al disco y ha sido tan caro que sólo por escuchar los ruiditos digitales y la producción, merece la pena comprarlo a los negros de la manta o bajárselo de Blubster o de Kaaza. Pero lo que ha ocurrido con «Invincible» es que ha sufrido un boikot de Sony. La compañia casi no lo ha promocionado, ha intentado que se vendiera poco. De hecho, cuando llamé a Sony España para pedir el disco y reseñarlo en la revista de tendencias en la que trabajo, me pusieron más pegas que una pija de la Moraleja si la paras por la calle sin conocerla de nada y le pides que te coma la polla. De nuevo, oigo la voz de Marifloro, que pregunta «¿y por qué coño no va a querer una compañí­a de discos que no se venda uno de sus productos?»

MICHAEL JACKSON

Edificio Sony

Mira, Marifloro, es que ahí­ está lo grave: Michael le debe un pastón a Sony, un pastón que quedó en pagarle con el dinero que ganara con este disco. Y, en caso de que las ventas del disco no fueran lo suficientemente altas como para saldar la deuda, Michael se comprometí­a a pagarla con su catálogo de canciones de Elvis, Beatles y demás. Y, como es lógico, Sony prefiere tener los derechos de explotación de esas canciones que todo el oro del mundo, así­ que está intentando que el disco de Michael no se venda para que esto ocurra.

¿POR QUí‰ NO HA VUELTO A HACER UN DISCO TAN BUENO COMO «THRILLER»?

El mejor disco de Michael Jackson no es «Thriller», melón. Para nada. Es el más famoso y el más vendido, pero no el mejor.

«¿Y entonces cuál es el mejor, listo, el «Baz» ese?» insiste Marifloro. Pues tampoco. «Bad» es mejor que «Thriller», pero la obra maestra de Michael es «Dangerous», un disco vertiginoso, enloquecido, lleno de ruiditos, saturado de grititos de Michael, multiplicados por obra y gracia de la tecnologí­a, bases agresivas, casi industriales, y unos delirios de grandeza en la producción y en la estética del disco (esa portada con los ojos del Dios Michael rodeados de elementos de su paí­s de nunca jamás, como el mono Bubbles (que en paz descanse), el parque de atracciones, una niña negra desnuda en una mano de Michael, diferentes animales sentados en tronos de reyes, enanos, elefantes, pavos reales, atrezzo de parque de atracciones, etc.)

Michael canta mejor que nunca, imparable, a saltos, con la voz forzada desgañitada en mil «hiiiis» y cien mil «aus». Todo en este disco indica que no ha sido elaborado por una persona normal, sino por un extraterrestre completamente enloquecido y fuera de sí­, que, en su sueño loco de hacer un disco perfecto, no sólo se gasta una millonada en ello (él que puede), sino que pretende llenar todos los segundos de duración del disco con su presencia y, para ello, se tira todo el tiempo gritando y cantando de forma insólita. Nadie ha cantado nunca así­: esa voz no es humana, no es de hombre ni de mujer ni de niño. Es de persona de otro planeta. LA unión de voz y música da como resultado un sonido único, incomparable, tan extraño y personal como el cerebro de Michael… o como su jeta.

MICHAEL JACKSON

¿DUERME EN UNA BURBUJA DE OXíGENO?

Michael Jackson duerme en una cámara hiperbárica, sí­. Una cámara que, según dicen, le hará vivir hasta los 120 años. ¿Quién no harí­a lo mismo si pudiera? ¿Acaso ha dejado el hombre alguna vez de buscar la inmortalidad? Otra razón para que Michael duerma en ese ataúd de cristal y aire puro es que, tal vez, se sienta ahí­ alejado y protegido, a salvo del mundo cruel, como John Travolta en «El chico de la burbuja de cristal».

Aún así­, nunca estuvo sano y salvo: uno de sus criados le hizo una foto durmiendo en la burbuja y se la vendió a la prensa. Qué cabrón…

¿ES MONDRIGí“N?

Michael Jackson no es ni homosexual ni heterosexual ni todo lo contrario. Sólo es un marciano. En un ser con sus obsesiones y su alimentación, la vida sexual se divide por 0. A fuerza de no follar, Michael ha perdido la costumbre. O, como rezaba el cuadro que habí­a colgado en casa de Doña Ignacia, en la piní­cula «El extraño viaje»: «Deja la lujuria un mes y ella te abandona tres». Además, Michael tiene otro grave problema que a buen seguro afecta también a muchos de los que leen esta web: pánico a las chicas jóvenes y guapas.

¿SI? ¿LE TIENE MIEDO A LAS MUJERES?

Michael Jackson es un ser profundamente tí­mido, como un cervatillo, como Bambi, como un gorrión… Y de nuevo oigo la voz de Marifloro, que chilla: «Ya, ya, ¿entonces cómo es que actúa y baila y canta en directo y hace todas esas mondrigonadas en la tele?».

Pues, como muchos artistas, Michael se transforma sobre el escenario: bailando y cantando vuelve por unos minutos a su planeta, con ET, con su casa, con su teléfono… pero cuando baja, vuelve a ser ví­ctima de sus miedos, complejos y frustraciones. Y, por eso, como persona humana es muy tí­mida. Eso, lógicamente, hace que Michael se comporte de forma extraña y bizarra ante las chicas que le gustan o que él supone que deberí­an gustarle.

MICHAEL JACKSON

En la primera parte del vidrio de «Thriller», Michael le pide a una morena que sea su novia, y luego le dice «yo no soy un chico como los demás», y ella contesta «por eso me gustas, Michael», pero luego él se transforma en monstruo. Esa, más o menos, es la historia de su vida: rechazar tí­as o no atreverse a entrarles e ir transformándose, poco a poco, a golpe de bisturí­, en un monstruo.

Veamos un ejemplo de relación tí­pica de Michael con una chica. Es verí­dico:

Michael se encuentra en una fiesta con gente del mundo del espectáculo (cuando todaví­a era joven y no se habí­a operado más que una vez) y conoce a una famosa heredera, jovencita y guapa. Tiene la piel muy blanca, la melena rubia y los ojos grisáceos. Es una beldad. Está con Michael y le mira entre curiosa y extraña. Por un lado se ve que le adora, al cantante, a la pop star, pero por otro lado… en su mirada hay algo indefinible. La chica suelta: «Me gustarí­a tanto cantar, ser como tú…». Michael la mira sin saber qué hacer, pero le dice: «Eres como yo, tienes dos manos, dos ojos, dos piernas, una cabeza».

Ella se toma esto como un chiste, se rí­e y contesta: «No me referí­a a eso. Querí­a decir tener tu talento». Y él: «Dios le da a cada cual algo importante. Tú eres bellí­sima, y blanca, y yo soy cantante y negro. De hecho son cuatro dones sabiamente repartidos, ¿no crees?». La muchacha parpadea, la verdad es que aquí­ Michael ha estado suelto. Le dice a Michael, temblorosa: «Pero… tú no eres normal, en el fondo eres un ser distinto». Y Michael Jackson le contesta: «Sí­, soy normal, como cualquiera, te lo puedo asegurar. Lo malo es que la gente no quiere creérselo y eso me hace sentir a veces un poco raro, como si fuera un monstruo. Pero soy tan normal que hasta me gustarí­a besarte si pudiera…» Ella cierra los ojos y le ofrece sus labios. Cuando vuelve a abrirlos, todaví­a esperando el sutil roce del beso, Michael ya está lejos, al otro extremo de la habitación.

Esta situación se repetirí­a con todas las chicas con las que salí­a Michael (menos conlas que ha inseminado para tener descendencia o aumentar su fortuna). A unas les poní­a la excusa de que su carrera le impedí­a tener novia, a otras las dejaba plantadas… Y no eran chicas feas, no… Con decir que estuvo saliendo una temporada con Brooke Shields…

MICHAEL JACKSON

¿POR QUí‰ UN CANTANTE FAMOSO SE COMPORTA DE UNA FORMA TAN RARA?

Veamos, ¿qué pudo motivar en una pop star un comportamiento tan extraño y huidizo frente a las mujeres como el que acabamos de ver? Pues la represión religiosa (Michael siempre ha sido creyente) y una experiencia sexual negativa en su infancia. Cuenta la leyenda que fue Diana Ross la que sedujo a Michael de mala manera cuando sólo era un niño y, por eso, Michael le cogió tirria a las putarracas.

No está confirmada esta información, pero una canción como «Dirty Diana», que trata sobre una señora que acosa a Michael, hace que me parezca razonable la historieta. El miedo a las mujeres, la paranoia ante el coño, el terror ante un ser que te aborda sexualmente o la visión de la mujer como un ser perverso y sofocante, es un tema recurrente en las letras de Michael. Desde la famosa «Billie Jean», que trata de una chica que persigue a Michael para que reconozca la paternidad de su hijo, hasta el genial «Dangerous», que contiene fragmentos tan explí­citos como estos:

«Vino a mi con los ojos del deseo, me sentí­ atrapado en una telaraña de pecado, una caricia, un beso, un susurro de amor, yo estaba en el punto de no retorno, inmerso en la oscuridad de la pasión malsana, me sentí­ atrapado por la extraña inhumanidad de la lujuria , esta chica es persuasiva, no puedo fiarme de ella, la chica era mala, la chica era peligrosa» o «Me quitas mi dinero, me robas mi tiempo, aunque me llames cariño, no eres buena para mi». o «Tengo que rezarle a Dios, porque sé cómo la lujuria puede cegarte».

También es cierto que Michael tiene canciones de amor más o menos convencional (por algo es un artista comercial) y que estuvo casado con la hija de Elvis (aunque sólo para hacerse con los derechos de las canciones de su padre), o que grabó un clip bastante sensual en el que bailaba con la top model Naomi Campbell o que se ha juntado con una enfermera para procrear, pero me temo que son meras anécdotas. La cruda realidad es que Michael prefiere la compañí­a de los niños, de animales, de maniquí­es (tiene una habitación llena de ellos) o de otros famosos frikis (como Liza Minelli, su marido, Liz Taylor, el doblador de cucharas Uri Geller, Marlon Brando, etc.).

MICHAEL JACKSON

¿ES CIERTO QUE MICHAEL TIENE MUCHOS DOBLES, COMO ELVIS O FRANCO?

Efectivamente. Pero no de forma intencionada. Hay varios tipos de dobles jacksonianos. En primer lugar están las estatuas de cera que hay en varios museos o los madelmanes y muñecos varios, que son dobles inertes y diminutos del gran Michael. Luego están los fans que, con mayor o menor fortuna, se disfrazan y se peinan como Michael para imitar a su í­dolo o sacarse unas pelillas (entre estos últimos destaca el alucinante «Michael Jackson del Retiro», que, aunque no se parece en nada al dios del pop, lleva ya muchos años imitando a Michael en el famoso parque madrileño, y ya es casi una institución de la Villa y Corte).

También imitaba a Michael Jackson, aunque con menos clase, Julio Sabala o un niño negro que salí­a en «Menudo show». Por otro lado, nos encontramos con los «afortunados» que nacieron con un rostro idéntico al de Michael operado: desde la brasileña Rosangela Praseres (que es calcada al Jackson zombie del video de «Thriller», pero con tetas y culo) hasta el holandés Daimiyo Jackson (al que la naturaleza obsequió con la misma jeta que Michael lucí­a en «Bad»). Y para el final he dejado el caso más descabellado: el de los fans y pí­caros que pasan por el quirófano para que el cirujano plástico les ponga la cara hecha un Cristo del pop. Y no se crean que son pocos.

MICHAEL JACKSON

Sin ir más lejos, uno de ellos actuó en una macrofiesta del Athlético de Madrid que Gil celebró hace años (¡¡¡¡y el rey de Marbella aseguraba que era el auténtico!!!!). Pero el ejemplo más emocionante es el de Valentino Johnson, que se gastó nada menos que 5 millones de pesetas (de principios de los 90) para, según él, «darle a Michael mi cara como tributo». El caso es que los cirujanos hicieron un buen trabajo y Valentino parecí­a el hermano gemelo de Michael Jackson. Así­ que, para amortizar la disparatada inversión, el friki se dedicó a hacerse pasar por MJ en los actos públicos, para entrar gratis a sitios caros, y cobrar un dineral como doble o imitador. Dineral que luego se gastaba en los sueldos de sendos guardaespaldas, que precisaba hasta para ir a hacer sus necesidades menores. Las cosas fueron más o menos bien hasta que Michael volvió a operarse: ahora Valentino ya no se podí­a hacer pasar por él.

Así­, el impersonator se volvió loco y ahora pide por las calles de Los Angeles, como homeless desfigurado con su carrito de la compra lleno de ropa estilo Michael Jackson, asegurando que él es el verdadero Michael Jackson y que el otro es un impostor. ¿Será verdad? No lo creo. Porque Michael es cada vez más inimitable. Y hoy, en pleno 2002, ya nadie puede (ni quiere) ser su doble. Por eso, la fiebre de los sosias ha caí­do en picado. Te guste o no, Michael es mucho Michael y ya no existe ni un solo ser sobre la tierra que pueda apropiarse de su cara, ni de su voz, ni de su forma de moverse, cada vez más frágil, ni de su delgadez… Sólo por eso, Michael deberí­a estar contento, por haber conseguido uno de sus sueños locos, un sueño que todos deberí­amos tener (aunque cada vez la gente prefiere ser igual que los demás, ser masa): ser como E.T., un extraterrestre que no se parece a ningún otro ser humano en la galaxia.

MICHAEL JACKSON

E.T… MI CASA… TELEFONO… PAJA…

Y, bueno, llegados a este punto, y aunque Marifloro parece que ha perdido el juicio por completo y sigue preguntándome sin parar cosas sobre Michael Jackson, no puedo más: tengo que onanizarme ya. La cantidad de imágenes porno que he visto hoy me ha trastornado y necesito aliviarme urgentemente. ¿Eh? Parece que Marifloro tiene una última pregunta: ¿que qué fotos voy a utilizar para hacerme el pajote? Bueno, esta no tiene nada que ver con Michael Jackson, pero la voy a contestar: he descubierto una web de sexo extraterrestre que es la hostia. Salen putarracas violadas por marcianos, cerdillas de otros planetas bebiendo semen azul, E.T. tirándose a Drew Barrymore… Ufff, lo siento, pero tengo que dejarles… Tengo un asunto muy importante entre manos… Who´s bad?

HA VUELTO A HACERLO.

En la era de la MTV, allá por 1984, Michael Jackson shockeó al mundo con «Thriller», el artefacto videomusical más perfecto de la historia, que sentó las bases del subgénero, convirtiéndose en un «all time classic» que ni él mismo, ni Michel Gondry (el del clip) ni todas las infografí­as del mundo han conseguido superar.

Veinte años después, en plena era del «reality show», cuando la telemusical ha pasado a un tercer plano, superada por la más cruda realidad, Michael ha confeccionado el docudrama universal más perfecto de todos los tiempos: un juicio por abuso de menores del que, con la espada de Damocles de 20 años de cárcel pendiendo sobre su cabeza, Michael sale victorioso. Un «happy end» que se parece demasiado a los de cualquier telefilme norteamericano (¿quién no recuerda la serie «Estrenos TV»?) como para ser fruto de la casualidad.

Sí­, aún a riesgo de ser acusado de conspiranoico, yo creo que todo este juicio no ha sido más que otra «performance» de este gran artista de vanguardia llamado Michael Jackson. Una «performance» compuesta y orquestada por él mismo. Y me explico.

MICHAEL JACKSON

LO DIFíCIL ES MANTENERSE

Depués de que su CD «Invincible», a pesar de ser una verdadera (y carí­sima) «masterwork», no vendiera lo esperado provocando unas perdidas monstruosas por culpa del boikot de Sony a la figura de Michael (esto ya lo conté en un artí­culo anterior, pero se trataba de que el Rey del Pop, agobiado por las deudas con Sony, le vendiera a la poderosa discográfica los derechos de las canciones de los Beatles), Michael no sabí­a qué hacer: su popularidad descendí­a, frente a la de otras figuras musicales.

Eminem, Beyoncé o Enrique Iglesias, por poner tres ejemplos, pese a no llegar ni a la suela del mocasí­n a Michael en talento artí­stico, acaparaban la atención masiva por aquello de la degeneración de los gustos de las juventudes mundiales. Sí­, los jóvenes parecí­an apartar a Michael a un segundo plano pese a sus pequeñas «performances» y excentricidades, aunque también es cierto que nuestro í­dolo ganó terreno con el gag del bebé en la ventana y la entrevista-docudrama para la tele, consiguiendo incluso que el payaso llamado Eminem hiciera una tosca parodia de él en uno de sus bufos videoclips.

DESMONTANDO EL MONTAJE

Pero Michael necesitaba algo más, una gran actuación, un «tour de force» que lo mantuviera en el ojo del huracán durante una buena temporada, algo a la algura de «Thriller» pero adaptado a los tiempos que corren. Y lo consiguió: sumado a su aparente deterioro fí­sico y mental (pura pantomima: Michael está en plena forma y la mejor prueba es «Invincible»: nadie en el flojo estado de salud psí­quica y corporal en el que se supone que está Michael seria capaz de componer y cantar tamaña obra de arte anómalo), a su sofisticado pero aberrante aspecto de monstruo postmoderno y a sus excesos y maní­as de excéntrico megalómano a lo Howard Hughes, le sumó un gran escándalo.

MICHAEL JACKSON

¿Y qué es lo más escandaloso en este momento histórico de decadencia que la tradición hindú llama «kali yuga»? ¿Cuál es el único pecado que hace que los millones de zombies adictos al zapping que pueblan el mundo civilizado no cambien de canal? La pedofilia.

En una época en la que todo se perdona y todo se pasa por alto (sí­, incluso si apareces en un video haciendo de todo con un travesti o ayuntando con personas de tu mismo sexo) la pedofilia, la pederastia, o sea, cometer actos impuros con locos bajitos, es el único crimen que se puede cometer, el único pecado que centrará aún más todas las miradas en el monstruo. En este sentido, Michael sólo podrí­a haber ideado una «performance» más potente que la del juicio por pederastia: destruir las Torres Gemelas. Y esa «performance», amigos mí­os, ya se le habí­a ocurrido a otro gran artista norteamericano.

Michael ideó el escándalo definitivo, superando así­ a todas las estrellas habidas y por haber, uniendo vida y obra en una espiral de cotilleos que se envolví­an unos a otros como cientos de pescadillas mordiéndose las colas enloquecidas. Al gran Kenneth Anger, cineasta experimental y autor del clásico del cotilleo «Hollywood Babilonia», le habrí­a estallado la cabeza como a un scanner (de puro gusto) si hubiera podido meter baza en un caso tan jugoso y poliédrico.

MICHAEL ES CULPABLE: MICHAEL ES INOCENTE.

Culpable (o «auteur») de todo el montaje. Pero absolutamente inocente no sólo de follar con niños, sino de cualquier tipo de pecado carnal. Michael no sólo es incapaz de «molestar» a un niño. También serí­a incapaz de «arrimar la cebolleta» a una mujer o a un hombre o a un chimpancé o a un filete de ternera (no en vano ha sido estricto vegetariano casi toda su vida, aunque come pollo o sushi porque el médico se lo recetó y a él le encanta). Michael es asexual como un querubí­n.

Y he aquí­ la causa: A los 15 años Michael todaví­a no habí­a catado mujer y, preocupado, su señor padre se lo llevó de putas. La experiencia fue letal para el muchacho: tras una década y media de virginidad y ni un sólo pensamiento impuro, ver y sentir a dos putones verbeneros hurgando en su bragueta hizo que su indiferencia por el sexo se tornara en franca repulsión. Si lo que querí­a el papá de Michael es hacerlo un hombre… podemos afirmar que fracasó estrepitosamente.

MICHAEL JACKSON

Desde entonces, el freak sólo pudo mantener relaciones platónicas con hombres, mujeres y niños. Amistades castas y puras, como las de un Amiel o un Carroll, que le aportaban muchas cosas, pero no un placer sexual que Michael, insisto, por una anomalí­a psí­quica, es incapaz de sentir. En román paladino: que no se le levanta ni falta que le hace: él vive en otro mundo, con Campanilla y Peter Pan, al margen de la pesada carga de la lí­bido que lastra el comportamiento de nosotros, simples mortales.

Precisamente por la citada asexualidad, Michael ha podido jugar al escándalo sin inmutarse. Porque, pese a su estampa frágil y anoréxica, pese a padecer vitiligio o alergia al sol, por dentro Michael es frí­o y calculador. No se despeinó cuando le llovieron palos en el juicio. Y tampoco se despeina cuando lo declaran inocente.

¿Para qué hacerlo si, amén de usar peluca, ha sido él mismo el que se ha echado encima la friolera de 10 delitos por los que le podí­an caer 20 años de cárcel, que se dice pronto?

Cuatro cargos de abuso sexual, uno de intento de abuso, otro de conspiración para retener al demandante y a su familia y cuatro por suministrar alcohol, todos referidos a un niño que entonces tení­a 13 años y, para colmo, estaba enfermo de cáncer. Michael, en teorí­a, se encontraba en libertad bajo fianza de tres millones de dólares y tení­a todas las de perder: incluso le estaban preparando su celda en la cárcel estatal de California, donde lleva años felizmente alojado otro de los cantautores más grandes que ha dado America: Charles Manson.

VEREDICTO FINAL

Como en el penúltimo capí­tulo del más sofisticado culebrón o como en «Veredicto» aquel programa de TVE que resolví­a pleitos de andar por casa, el final se hizo esperar. El suspense se sirvió helado. El mundo con el alma en vilo, pendiente del veredicto final durante una semana (con sus siete dí­as) de deliberación del jurado. Mientras, Michael permaceció feudalmente enclaustrado en su rancho, rodeado por sus seres queridos.

Pasa la semana y el aire de Santa Bárbara puede cortarse con un cuchillo. La llegada del Rey del Pop es retransmitida con lupa por televisión: una hora de carretera filmada desde un helicóptero. Al estilo americano. Michael baja de su lujoso coche, entra en el edificio del juzgado, pasa por el detector de metales… y, ya fuera de cámara, escucha la lectura del veredicto.

MICHAEL JACKSON

Siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno…. ¡INOCENTE, INOCENTE! No, no era una cámara oculta. Las cámaras y los micros estaban bien a la vista y Michael quedaba absuelto de toda culpa. Michael, Michael, Michael siempre rodeado de su familia, Michael sale del juzgado, Michael haciendo de enfermo, Michael deditos vendados, Michael representando, poco importa si en verdad o en mentira, la apoteósis de su obra magna. A las puertas del juzgado, sus fans sueltan cientos de palomas blancas. Un final feliz pero increí­blemente «cool», elegancia con denominación de origen: Gary, Indiana. Ni Michael ni su familia hacen comentarios. Sólo se oyen palabras de Debra Opri, la abogada de la familia, formidable actriz que pone la nota emocional en el drama:

«Estoy llorando de felicidad. ¡Qué familia, qué abogado, qué jurado! ¡Gracias a todos! La prensa ha sido injusta y ha llevado a cabo un juicio paralelo conta Michael, pero las opiniones creo que deberí­an limitarse al interior de los juzgados».

Y, de nuevo, como ya habí­a ocurrido hace más de 10 años, en 1993, el supervillano del tebeo, Thomas Sneddon, el fiscal de Santa Bárbara (localidad que, por cierto, protagonizó en los 80 un excelente culebrón tipo «Falcon Crest» cuyas ficciones jamás superaron en marcianez a la presente realidad). «No me arrepiento de nada», dice Sneddon, representando perfectamente el papel que le ha asignado Michael.

«Somos profesionales, escuchamos a las ví­ctimas, valoramos los casos y tomamos decisiones » . No parece que el malo de la pelí­cula esté precisamente exhortando jaculatorias mientras se golpea el pecho y asume su culpa. ¿Volverá a intentarlo? O, dicho al estilo de los viejos seriales radiofónicos, ¿volverá el malvado superfiscal, alias Bad Sneddon, a intentar destruir a nuestro antihéroe? Lo veremos, o no, a la misma hora en la misma emisora, en el próximo supervideoclip de Michael Jackson, una realidad virtual que él compone y nosotros contemplamos.

MICHAEL JACKSON

NUEVAS CANCIONES, NUEVAS RELIGIONES.

Después de disfrutar como enanos de esta gran farsa con la que nos ha obsequiado nuestro í­dolo, los fanáticos de Michael Jackson sólo debemos esperar pacientemente a su próxima obra musical. Los rumores ya apuntan a una nueva masterwork, barruntada y grabada en Miami, muy cerquita de las mansiones de Julio Iglesias y su vecino y amigo Oscar de la Renta. Se dice que, de nuevo, es un disco revolucionario, impecable, invencible. El disco, dicen, incluirí­a el tema que Michael grabó en su dí­a con Barry Gibb (el feo de los Bee Gees): una canción sobre la paz.

Y es que la paz es una de las obsesiones de Michael y de toda la humanidad: no tanto la paz del mundo como la paz interior: encontrar un espacio dentro de nosotros en el que refugiarnos de lo efí­mero, de lo perecedero, del mundanal ruido. Michael ha estado coqueteando con la Nación del Islam (incluso preparó una boda relámpago con una modelo musulmana) pero parece que, con todo el lí­o del juicio, nuestro espigado arcángel (que empezó su andadura espiritual como testí­culo de Jehová) se ha olvidado un poco de Alá (aunque no al revés). íšltimamente se le ha visto con una delatora pulserita de cuerda roja, que hace sospechar que anda metido en la Cábala de mentirijillas, la penúltima subreligión sectaria de moda que también ha atrapado a Madonna o a Paris Hilton.

Pero, ahora que Sony pasa de Michael como de la mierda, la incertidumbre que turba la paz interior de sus fans es: ¿¿¿¿quién demonios va a editar el nuevo disco de Jackson???? ¿¿¿¿Cómo lo vamos a escuchar???? Pues, tal vez, Michael acabe como su antiguo rival, el pequeño Prince: colgando sus nuevos temas en internet para que sus fans se los descarguen, pagando o no. Y es que, gracias a Internet y a la piraterí­a, las usureras discográficas tienen los dí­as contados. Así­ que tiremos cohetes, descorchemos las botellas de Dom Perignon y brindemos… por la vida Michael Jackson y por la muerte de la industria musical. Cheers!!

MICHAEL JACKSON

D.E.P. Michael Jackson (1958-2009)

Comentarios en Facebook

12 comentarios en «muere michael jackson»

  • el 28 junio, 2009 a las 1:01 am
    Enlace permanente

    Ahi ahi, otro que opina como yo 😀

    Michael jamás podria haber hecho todo lo que le acusaron.

    Siempre con el y siempre fan!!

    ATTE. RixzZ

  • el 28 junio, 2009 a las 6:59 am
    Enlace permanente

    Michael es sin duda un ser irremplazable…
    Gracias y que Dios este contigo
    te extrañaremos !!! love you too.

  • el 28 junio, 2009 a las 11:13 pm
    Enlace permanente

    HOLA , QUE LASTIMA QUE MUERA ALGUIEN TAN ESPECIAL EN LA VIDA DE TODAS LAS PERSONAS ES MUY TRISTE SIEMPRE TE RECORDAREMOS Y PARAMI NUNCA MORIRAS TE LLEVO EN MI CORAZON

  • el 29 junio, 2009 a las 4:05 pm
    Enlace permanente

    -MUY BUENOS DIAS PARA LA FAMILIA JACKSON ESTOS SON LOS COMENTARIOS DE ALANIS,ERA UN HOMBRE MUY FAMOSO,HERMOSO,SUS OJOS ERAN ESPECTACULARES,SU NARIZ ERA BELLA LA PRIMERA VES,HASTA QUE SE LA OPERO VARIAS VECES Y SE LE PUSO FEA, CUANDO SUPIMOS LA MUERTE DE MICHAEL JACKSON NOS PUSIMOS A LLORAR POR QUE LO AMAMOS CON TODO NUESTRO CORAZON,YO ALANIS CASI QUE ME DESMAYABA POR QUE EL ERA MI REY DEL POP Y DE MI CORAZON,YO ALANIS LES DIJO QUE EL TUBO QUE CDUIDARSE DE LA PIEL,EL NO SE CUIDO MUCHO EL TODAVIA ESTARIA AQUI EN LA TIERRA.
    -CON MUCHO AMOR ALANIS.
    -LES MANDO BESOS Y ABRASOS PARA TODOS.SE ME CUIDAN MUCHO.

  • el 29 junio, 2009 a las 4:31 pm
    Enlace permanente

    -BUENOS DIAS PARA LA FAMILIA JACKSON Y MI MAS SENTIDO PESAME PARA TODA LA FAMILIA JACKSON E HIJOS MIS COMENTARIOS SON QUE FUEN UN HOMBRE MUY QUERIDO AQUI EN VENEZUELA ME GUSTARON SUS OJOS GRANDES, SU DENTADURA Y MI COMENTARIO MAS FUERTE SOBRE MICHAEL FUE HABERCE PUESTO BLANCO Y MI COMENTARIO PARA MICHAEL ES DE LA TIERRA ASI EL CIELO ES QUE FUE UN HOMBRE MUY LAY SOBRE TODO CON LOS NIÑOS MUY GENEROSO+++++++ QUE DIOS TE BENDIGA EN EL CIELO.AMEN

  • el 29 junio, 2009 a las 4:52 pm
    Enlace permanente

    -YO ALANIS SIEMPRE TE RECORDARE PARA TODA LA VIDA POR QUE EL SIEMPRE ERES COMO PARTE DE MI QUERIDA FAMILIA POR QUE TU SIEMPRE ERES LA VOZ DEL UNIVERSO,Y CUANDO YO ME CASE Y TENGA MIS HIJOS A UNO LE PONDRE MICHAEL O JACKSON CLARO SI ES BARON NO,REUERDA QUE NUNCA TE OLVIDARE ENCERIO,Y EL 25 DE JUNIO TE PRENDERE TU VELA PARA QUE TE LLEGUE AL CORAZON Y NUNCA TE OLVIDES DE TODOS HASTA DE TU FAMILIA POR QUE ELLOS TE HAN DADO LA VIDA QUE SIEMPRE HAS QUERIDO EN LA VIDA,Y QUE EN EL CIELO HAGAS LOS MISMOS BAILES QUE ASIAS A QUI EN LA TIERRA Y MAS QUE EL BAILE QUE TE MOVIAS TODO SIMPATICO.
    -BUENO CHAO LOS QUIERO A TODA SU FAMILIA Y A TI MICHAEL JACKSOB.BESOS

  • el 30 septiembre, 2009 a las 9:35 pm
    Enlace permanente

    michael soy una de tus fans te quiero mucho,eres el mejor cantante que haya existido en el mundo.
    besos

  • el 15 abril, 2010 a las 7:07 am
    Enlace permanente

    Gracias por el artí­culo. Ahora comprendo bien porque Michael fingió su muerte.

  • el 30 mayo, 2010 a las 2:56 pm
    Enlace permanente

    la puta de tu madre cabron eso es uan farsa mick esta vivo el nunca morira asi como tu dises asta los 120 años y el murio a los 50 asi qe esto es toda una farsa «JDT»

  • el 4 noviembre, 2010 a las 8:09 am
    Enlace permanente

    Sony Music is got to be the leader in the music industry, they got PSP, music records and movie productions :

  • el 27 noviembre, 2010 a las 1:32 pm
    Enlace permanente

    Bueno para mi Michael siempre va a ser el número 1 y aunque se alla muerto siempre va a ser el caballo del pop y quiciera ir algun dí­a a llevarle flores a su tumba

  • el 3 diciembre, 2010 a las 7:06 am
    Enlace permanente

    sony music would be the biggest company in entertainment from what i see in the future. they have a good business plan ‘,*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies