Un hallazgo causó conmoción en Rusia: allí aparecieron los restos de tres jóvenes asesinados a cuchilladas, que luego fueron quemados para ser devorados. Se trata de tres mujeres de 16 años y un joven de 17, que habían desaparecido en junio del año pasado.

Según pudo averiguar la policía local, los asesinos les dieron 666 puñaladas a los jóvenes, los degollaron y luego los quemaron. Pero el horror no termina aquí: luego de que quemaron los restos, los asesinos comieron pedazos de los cuerpos…

Tras el secuestro de los cuatro adolescentes, los criminales los obligaron a emborracharse para luego asesinarlos.

La policí­a detuvo a un grupo de ocho personas que pertenecen a un clan llamado €œDevil€. El número de puñaladas,666, tendrí­a que ver con el número del diablo.

Los asesinos se declararon culpables y contaron los detalles del horroroso crimen. €œSatanás me ayudará a no ser castigado, he hecho un montón de sacrificios por el”, dijo uno de los detenidos