Una bebé se encuentra en estado crítico después de que fuera alcanzada por una manzana arrojada desde un edificio de la ciudad china de Dongguan, en la provincia de Guangdong.

La pequeña, de nombre Fanfan, y de tres meses de edad, quedó inconsciente después de que la fruta le golpeara en la cabeza mientras estaba en los brazos de su abuela, la semana pasada. Desde entonces, la niña permanece en coma

Los médicos del Shenzhen Children’s Hospital diagnosticaron a la pequeña con traumatismo craneoencefálico grave, diversas fracturas de cráneo y hematoma intracraneal, entre otras afecciones.

Mientras la policía sigue investigando, el padre del bebé, de apellido Yu, dijo que los oficiales creen que la manzana fue arrojada por un niño que vive en lo alto del edificio de 28 pisos, informó el portal chino ‘ecns.cn’.

La pequeña ha sido sometida a diferentes cirugías.

“Los médicos dijeron que incluso si Fanfan se despierta, su cerebro derecho habrá perdido todas las funciones”, aseguró su padre. “Su madre y su abuela están devastadas”.

Al parecer, la policía ha reducido su búsqueda después de recoger muestras de saliva y sangre a todos los residentes del edificio.