Hospitalizada tras sufrir una reacción alérgica al esperma de su marido

Kristyn

Soy alérgico: polen y polvo, principalmente, pero también a algunas otras sustancias, y sí, es bastante incómodo serlo, pero lo voy sorteando con antihistamínicos y sentido común. Vamos, que no me voy a retozar a un parque en plena floración porque estimo bastante a mis ojos cuando no me escuecen y a mi nariz cuando no está rebosante de mucosidad (disculpad, aquellos que os hayáis hecho una representación visual del momento). Y sin embargo, hoy me siento afortunado, porque he descubierto que hay cosas mucho peores a las que tener alergia. Una de ellas, si te gusta tener relaciones sexuales con hombres (no es mi caso), el esperma. ¡Sí, el esperma!

Por culpa de una tremenda reacción alérgica al líquido seminal de su esposo, una mujer estadounidense ha tenido que ser hospitalizada. Tan fuerte fue la reacción que Kristyn -así se llama la desdichada- hasta perdió el conocimiento antes de llegar al hospital. ¿Pero qué demonios tiene el semen de su marido, kryptonita, uranio enriquecido, alto contenido en metales pesados? La explicación a la repentina alergia la da la doctora de urgencias de Loma Linda University Medical Center: “Durante el embarazo, el sistema inmunológico de una mujer se suprime ligeramente con el fin de no rechazar al bebé que está creciendo dentro de ella. Durante este período de tiempo, si el paciente está expuesto a algún tipo de nuevos alérgenos, puede desarrollar una hipersensibilidad”.

La alergia de Krystin al esperma viene desde hace más o menos un año, cuando dio a luz a su primer hijo. En ese momento, su cuerpo sufrió una serie de cambios y comenzó a desarrollar diferentes intolerancias. Debido a ello, los médicos le ‘obligaron’ a alargar la abstinencia de la cuarentena post-parto y le prohibieron tener relaciones sexuales durante un año. Kristyn cumplió a rajatabla, pero una vez pasado ese tiempo quiso desquitarse y le prometió una noche de sexo y desenfreno a su marido, Sean.

Lo que prometía ser una velada de goce, se convirtió en una noche con tintes dramáticos, ya que Kristyn sufrió ardor, hinchazón severa, picores y dificultades para respirar. Como dijimos, llegó al hospital tras haber perdido el conocimiento y allí, la reanimaron y le dieron un consejo que vale para todos: “las relaciones sexuales, mejor con preservativo”.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies