Yudy Pineda, la monja que se convirtió en actriz porno

Pasó ocho años en un convento. En la actualidad, esta madre soltera trabaja como ‘sexcamer’ y gana 2.500 dólares al mes

“Cuando voy a la iglesia trato de entrar lo más decente que puedo […] Mi cura ya ni me pone penitencias”

Tras ocho años en un convento, Yudy Pineda decidió dar un giro de 180 grados a su vida. Cambió los hábitos por lencería casi invisible y el rosario por juguetes eróticos. En la actualidad, se gana la vida como actriz porno en Internet.

“Soy muy católica, demasiado”, ha reconocido en alguna ocasión esta joven colombiana de 28 años. Algo que no le ha impedido hacer negocio gracias, únicamente, a una webcam. Pineda posa frente a ella ante cientos de clientes. Baila, se quita la ropa, se toca… “Explicárselo a mi hija fue fácil, a mi hijo fue más complicado porque se sorprendió mucho”, dice esta madre soltera.

Desde pequeña siempre tuvo inquietudes religiosas. Con 10 años entró en un convento, del que no saldría hasta pasados los 18. Pese a ser muy feliz en aquella etapa, decidió ponerle punto y final cuando el amor se cruzó en su camino. Se enamoró de un profesor que enseñaba catequesis a los niños que iban a tomar su primera comunión. Motivo por el cual dejó a un lado su vida clerical.

Se trasladó Medellín y allí conoció a Juan Bustos, el fundador de una especie de universidad cuyas asistentes son mujeres que aspiran a ser modelos de webcam. En sus clases enseña persuasión, seducción, posturas corporales y creatividad. Tras esta formación, comenzó a hacer dinero. En la actualidad, gana más de 2.500 dólares trabajando 40 horas cada 15 días.

“Primero me sentía mal, pero luego ya no”, sostiene la colombiana, que sigue atesorando una gran fe en su interior: “Me siento muy bien en la iglesia. Cuando voy, trato de entrar lo más decente que puedo. No falto los viernes al grupo de oración, ni los sábados de vigilia, ni los domingos a misa”.

En una entrevista a Caracol Radio, la sexcamer reconoció que el sacerdote de su parroquia la intentó persuadir para que cambiara de trabajo, pero ella se negó. Mantiene que es un trabajo “digno y artístico” y que “no tiene nada de malo”. Aunque, eso sí, le obliga a pasar casi todos los días por el confesionario: “Mi cura ya ni me pone penitencias”.

Además de sus shows vía webcam, Pineda llegó a realizar un vídeo pornográfico con la periodista y actriz de cine para adultos Amaranta Hank. El título de la cinta fue Mundial de tijeras.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies