Steven E. de Souza, director de Street Fighter: La última batalla -adaptación a imagen real de Street Fighter que se estrenó en 1994- ha revelado algunas anécdotas de esta película a The Guardian. Y sí, como indica el titulo de la noticia, Jean-Claude Van Damme estaba completamente drogado por la cocaína.

Van Damme, que interpretaba a Guile, consumía 10 gramos al día de cocaína, unos 10.000 dólares a la semana. “No podía hablar de eso en el momento, pero ahora sí: Jean-Claude estaba fuera de sí por la cocaína. El estudio contrató a un encargado para cuidar de él, pero desafortunadamente fue una mala influencia. Jean-Claude estaba mal tantas veces que a menudo tenía que buscar en el guión para encontrar otra cosa que grabar, no podía sentarme durante horas a esperarle. En dos ocasiones los productores le permitieron ir a Hong Kong y regresó tarde. Los lunes simplemente no venía al rodaje”.Keith Heygate, asistente del director en la segunda unidad, dice que “era un hombre interesante, pero muy difícil de trabajar con él; hay un montón de historias que no puedo compartir”.

Mejor recuerdo de Kylie Minogue y Raúl Juliá

La cantante y actriz Kylie Minogue llegó algo tarde a la película, cuando De Souza necesitaba a alguien para interpretar a Cammy. Descubrió a Minogue en una foto de una revista durante un vuelo a Australia. De ella el equipo sí tienen buenas palabras: “Ella era una auténtica profesional, absolutamente maravillosa”, según Heygate.

Raúl Juliá, Bison en la película, también se ganó la admiración y el respeto de sus compañeros. Se encontraba muy mal durante la producción -murió ese año, por un accidente cerebrovascular-. Estaba acompañado por su esposa e hijos, y se esforzó al máximo para interpretar al villano de la historia.

Aunque la película no cosechó buenas críticas, todavía tiene sus fans y genera medio millón de dólares al año a Capcom.