Un colegio francés pide a los padres de los alumnos que no los lancen por la verja cuando lleguen tarde

Suena el despertador y a correr. El estrés cada mañana para que los niños no lleguen tarde al colegio se ha convertido en casi una rutina. Sin embargo, en un colegio de Francia van más allá.

La puerta del colegio Trillades, ubicado en la ciudad francesa de Avignon, se cierra a las 8:30 horas, pero los padres de algunos niños no están dispuestos a que sus hijos se pierdan las clases, por lo que los lanzan a través de la verja de casi dos metros de altura, como si estuvieran jugando al baloncesto.

Pero esto no se queda en una simple anécdota ni es algo que solo hagan uno o dos padres concretos. Parece ser que se ha convertido en una práctica bastante habitual, pues el centro se ha visto obligado a colocar carteles advirtiendo a los padres de lo peligroso que es lanzar a sus hijos.

La directora del centro educativo, Sanna Meziane, declaró a The Times que el equipo educativo tiene más que suficiente con esos padres «irresponsables»: «Los padres que llegan después de que suene el timbre tiran a sus hijos, literalmente», comentó añadiendo que no se trataba de algo puntual o aislado.

La medida del cierre de puertas tras sonar el timbre responde a la normativa nacional de aplicar mayores medidas de seguridad en los centros educativos del país, sobre todo tras los últimos ataques terroristas que ha sufrido el país.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies