Piden multar con 3.300 euros a un taxista que no llevó a una embarazada al hospital

https://bloguisimo.com/wp-content/webpc-passthru.php?src=http://elcafedejoe.com/wp-content/uploads/2008/02/taxi_project_management.jpg&nocache=1

* La mujer estaba tumbada en el suelo y sangraba.
* Su marido asegura que el taxista le dijo que se buscaran a otro.
* El acusado niega los hechos.

Un jurado popular ha juzgado este lunes en la Audiencia Provincial de Valencia a un taxista acusado de negarse a llevar al hospital a una mujer embarazada de siete meses con sí­ntomas de parto, que empezó a sangrar y sufrí­a fuertes dolores. El fiscal pide que el hombre, quien aseguró que no se negó a realizar el servicio, pague una multa de unos 3.300 euros por un delito de omisión del deber de socorro.

El incidente tuvo lugar el 9 de diciembre de 2006 cuando, según el relato del ministerio fiscal, la mujer se encontró repentinamente indispuesta y comenzó a sangrar. Ante este hecho y la inminencia del parto, salieron a la calle y su esposo se fue en busca de un taxi para trasladar a su esposa al hospital La Fe , centro en el que era atendida por su ginecóloga.

En la calle Blanquerí­as, se acercó a un taxi conducido por el acusado, se subió y le dijo que era «una emergencia» y que su mujer estaba «embarazada y sangrando y muy grave«, por lo que necesitaba que les llevaran a La Fe. El taxista, en un primer momento, accedió a prestar el servicio y se dirigió a la calle Serrano, donde estaba la mujer con las manos en el vientre y signos de dolor.

En ese momento, según el mismo relato, el acusado le dijo al hombre que él no les iba a llevar y que se buscara otro vehí­culo, tras lo que abandonó el lugar. El hombre, seguidamente, requirió a la conductora de un coche que iba detrás, quien de inmediato les trasladó al hospital, donde la mujer fue sometida a una cesárea de urgencias por presentar desprendimiento de placenta que representaba un grave peligro tanto para la vida del feto como de la madre.

Esta mujer declaró que la ví­ctima, a la que se notaba embarazada, estaba «demacrada«, que tení­a «mal aspecto» y parecí­a que no se encontraba bien. No obstante, aseguró que se dirigió a ella con prudencia y que el marido estaba bastante más nervioso. En ese momento le dijeron: «por favor, llévenos al hospital porque no nos quieren llevar«.

El taxista asegura que no se negó a llevarles

Sin embargo, el acusado negó los hechos y aseguró que el hombre se subió en el taxi y le gritó que le llevara a urgencias, pero que no le dio ninguna explicación del riesgo que corrí­a su mujer. Declaró que estando detrás de dos coches, éste le pidió que acelerara y que se saltara un semáforo en rojo, a lo que se negó porque «te pueden quitar hasta seis puntos«.

Afirmó que en la calle Serranos le pidió que parara para recoger a su mujer, a la que no vio que estaba embarazada ni sangrando. Entonces, el hombre, según afirmó, volvió a gritarle «otra vez» con mucho «ordeno y mando» para ir a urgencias, y él le respondió: «te llevaré lo antes posible y a mi manera«, aseveró.

Tras ello, indicó que se puso como un «energúmeno«, y que dio un portazo y se fue, pero que él no lo tiró del vehí­culo. «En ningún momento me negué a llevarle, fue él el que dio un portazo y se fue voluntariamente«, reiteró.

Un vez ingresada, ella tuvo que estar una semana en el hospital, y su bebé un mes (del que una semana estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos). El perito declaró que habí­a riesgo de que falleciera el bebé.

Publicaciones Similares

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.