Un pobre locuelo que va en pelotas se dedica a saltar encima del capó de todos los coches y molestar a todo hijo de vecino que ve. Las consecuencias de sus actos se veí­an venir de lejos conociendo como se las gastan allí­…