El mito del tetra brik y la repasteurización de la leche

tetra brikUno de los mitos alimentarios más extendidos en Internet es ese que dice que la leche envasada en tetra brik es sometida a una repasteurización cuando caduca, algo que supuestamente se hace hasta cinco veces. Al parecer esto se puede ver en la base del tetra brik, donde figura un número que coincide con los tratamientos que ha sufrido la leche. Por supuesto todo esto es absolutamente falso, algo que quizá ya sepas. ¿Quieres conocer más detalles sobre este mito?…

El mito
Al parecer el mito nació en torno al año 2007. En el mundo real dirí­amos que hace tan sólo cinco años, pero ya sabes que en Internet el tiempo vuela (más aún), así­ que podrí­amos decir que eso pasó hace varios siglos. El caso es que en ese año un correo electrónico que alertaba sobre una supuesta repasteurización de la leche envasada en tetra brik comenzó a extenderse como la pólvora. Concretamente en el correo se adjuntaba la siguiente presentación (pulsa sobre las flechas para pasar las diapositivas):

 

Desmontando el mito

Con una primera lectura, todo parece indicar que se trata de un «hoax»: no indica la fuente, realiza una alerta y nos pide que reenviemos el mensaje, lo que contribuirá a expandir el bulo.

Extraí­do de: http://www.trolasenlared.com/2011/06/leche-caducada-leche-repasteurizada.html

Tras la primera lectura del correo podemos observar que tiene todos los ingredientes para tratarse de un hoax o bulo. ¿Qué nos puede hacer pensar eso? Como ves, se trata de un correo alarmista, que no cita fuentes y que pide difusión apelando a la buena conciencia del lector. En cualquier caso, puede que te hayas dado cuenta de que es un hoax pero aún te quede alguna duda. A continuación espero despejar todas ellas…

Con una primera lectura, todo parece indicar que se trata de un «hoax»: no indica la fuente, realiza una alerta y nos pide que reenviemos el mensaje, lo que contribuirá a expandir el bulo.

Extraí­do de: http://www.trolasenlared.com/2011/06/leche-caducada-leche-repasteurizada.html

Lo primero y más importante es que la legislación sólo permite someter la leche a un tratamiento térmico. También establece que una vez que la leche caduca no se puede destinar al consumo humano.
En segundo lugar, el correo habla en todo momento de pasteurización, dando por hecho que la leche envasada en tetra brik se somete necesariamente a ese tratamiento térmico. Para higienizar la leche podemos utilizar varios métodos, entre los que destacan la pasteurización y el tratamiento UHT (un tratamiento de esterilización). Las principales diferencias entre ellos son las siguientes:
  • pasteurización: asegura la destrucción de los microorganismos patógenos, aunque no la de las formas esporuladas. Es un tratamiento suave (se aplican temperaturas inferiores a 100 ºC), así­ que apenas modifica las caracterí­sticas de la leche. Normalmente se aplican temperaturas de 72-75 ºC durante 15-20 segundos. La leche pasteurizada debe mantenerse en todo momento a temperaturas de refrigeración y su vida útil es de entre 5 y 15 dí­as.
  • esterilización: la leche se somete a temperaturas superiores a los 100 ºC, lo que asegura la destrucción de los microorganismos patógenos y de las formas esporuladas. La leche esterilizada puede conservarse a temperatura ambiente durante largos periodos de tiempo (en torno a 6 meses). (Como puedes imaginar, en este caso no tendrí­a mucho sentido eso de reciclar la leche, porque al tener una vida útil tan prolongada y ser un producto de consumo habitual, apenas se producen devoluciones por parte del comercio a la industria por motivos de caducidad). Se suele emplear una de las siguientes combinaciones de temperatura-tiempo:
    • Método clásico: temperatura de 110-120ºC entre 15-20 minutos. Se emplea para lo que se llama «leche esterilizada», que es aquella que se somete al tratamiento térmico después de ser envasada.
    • Método UHT (Ultra High Temperature): temperatura de 135ºC durante 2-8 segundos. Este método es el que se emplea en la leche que se compra habitualmente (leche UHT).
Por otra parte, en el correo se indica que en la parte inferior de los envases de leche debe figurar un número que va del 1 al 5, pero eso no es cierto. Este número no obedece a ningún imperativo legal, sino que se trata de un código que sirve para el control de la producción realizada por Tetra Pak, la empresa fabricante de los envases.
Este mito alcanzó tanta difusión que llegó a crear cierta alarma social. Debido a ello, numerosas organizaciones y algunas empresas se vieron en la obligación de emitir comunicados para desmentir este bulo y para tratar de tranquilizar a los consumidores. Concretamente Tetra Pak, la empresa fabricante de los Tetra Briks, elaboró el siguiente ví­deo:
La empresa emitió además un comunicado de prensa que aún puedes leer en su web y que reproduzco a continuación:

 

Explicación del número en la base del envase  

Los envases de Tetra Pak se producen en grandes bobinas como la de la imagen superior. Las bobinas se dividen después en 5 (en el caso de envases de 1 litro) rollos de envases.

Cada rollo de la bobina recibe una numeración que permite identificar en qué pista de la bobina fue producido un determinado envase. Tetra Pak tiene así­ un control de su producción para garantizar la máxima calidad de los envases.

Los números se imprimen durante la fabricación de los envases en las fábricas de Tetra Pak, mediante diversos sistemas de identificación. Estos números no siempre son visibles, a veces quedan ocultos bajo una solapa. De esa forma, Tetra Pak tiene un control de la producción y así­ garantiza la máxima calidad de los envases. Un número del 1 al 5 en la base del envase, indicarí­a a cuál de los cinco rollos de envases de litro pertenece el envase en cuestión.

NO hay ninguna relación entre los números en la base del envase y el producto contenido.

Para más información rogamos contacten con nosotros a través de info.es@tetrapak.com

Por último, la Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL) también emitió un comunicado que reproduzco a continuación:


La leche de consumo es tratada y envasada una sola vez (Comunicado de FENIL: Federación Nacional de Industrias Lácteas) 

La leche de consumo que se vende envasada en los establecimientos comerciales, es obtenida exclusivamente a partir de leche cruda a la que le ha sido aplicado un tratamiento térmico, ya sea pasterización, esterilización o UHT.

Una leche envasada a la que ya se ha aplicado alguno de los tratamientos térmicos mencionados, no puede sufrir en ningún caso otro tratamiento posterior, ni ser nuevamente reenvasada para comercializarse como leche de consumo. La legislación no permite esta práctica.

Por tanto, y de acuerdo con la legislación vigente, una leche que no sea vendida, incluso dentro de su plazo de caducidad, no puede, en ningún caso, ser envasada nuevamente para ser comercializada como leche de consumo.

Así­, según se establece en el Reglamento Europeo nº 1774/2002 relativo a normas sanitarias aplicables a los subproductos de origen animal no destinados al consumo humano, una leche caducada debe ser retirada del establecimiento comercial y a partir de ese momento se considera como subproducto no apto para el consumo humano y por tanto debe disponerse de ella de forma que en ningún caso pueda entrar en la cadena de la alimentación humana.

Para más información rogamos que contacten con FENIL: info@fenil.org

Pero ¿y si…? 
Imaginemos por un momento que lo que se dice en el correo fuera cierto. ¿Serí­a posible realizar hasta cinco tratamientos térmicos sobre la leche sin que su calidad se viera gravemente afectada (al menos lo suficiente como para poder comercializarla)? No serí­a posible, debido a varias razones:

¿Y este cuántas veces se ha repasteurizado? (Fuente)

– cada vez que realizamos un tratamiento térmico sobre la leche, parte de su composición sufre ciertas transformaciones debidas a las elevadas temperaturas. Para conseguir que la leche sea inocua alterando lo menos posible su composición, se aplican bajas temperaturas durante tiempos breves (pasteurización), o altas temperaturas durante tiempos aún más breves (esterilización). Aún así­, se producen cambios, que obviamente se acentuarí­an muy notablemente después de cinco tratamientos, ya que se irí­an acumulando los efectos producidos por cada uno de ellos. Algunos de estos cambios que, como puedes imaginar, son más acusados en la leche UHT, dan como resultado diferentes compuestos que alteran las caracterí­sticas organolépticas de la leche (color, olor, sabor, textura). Se trata de compuestos que aportan sabores tostados y color oscuro (como los que se forman a partir de las reacciones de pardeamiento y caramelización), otros aportan sabor a cartón (debido a la liberación de compuestos azufrados a partir de ciertos aminoácidos), otros aportan olores extraños (debido a compuestos formados a partir de la materia grasa, como las metilcetonas), etc.

– el tratamiento térmico (ya sea pasteurización o esterilización) asegura la inocuidad de la leche durante un determinado tiempo, ya que se encarga de eliminar los microorganismos patógenos. Sin embargo, eso no quiere decir que se abra un paréntesis en la vida útil de la leche cuando se realiza el tratamiento y se cierre cuando llega la fecha de caducidad, ya que las transformaciones bioquí­micas, como por ejemplo las reacciones de oxidación y enranciamiento, siguen su curso. Es decir, si por ejemplo la leche estuviera rancia, un tratamiento térmico no solucionarí­a el problema, sino que lo agravarí­a aún más.

– ningún tratamiento térmico asegura la destrucción de todos y cada uno de los microorganismos presentes en la leche. Como ya hemos mencionado, la pasteurización solamente destruye algunas de las bacterias que están en forma vegetativa (eso sí­, destruye todas las bacterias patógenas). Sin embargo otras bacterias, la mayorí­a de ellas ácido-lácticas, permanecen en la leche y a medida que pasa el tiempo fermentan la lactosa y forman ácido láctico, lo que provoca entre otras cosas, una precipitación de las proteí­nas y alteraciones en el sabor, el olor y la textura de la leche. Por otra parte, realizar varios tratamientos térmicos de este tipo favorecerí­a el desarrollo de los microorganismos termorresistentes.

En definitiva, esta práctica supondrí­a un riesgo para la salud y alterarí­a las caracterí­sticas fí­sico-quí­micas, nutricionales y organolépticas de la leche hasta el punto de no poder ser consumida.

¿Cómo se envasa la leche en un tetra brik?

La difusión del hoax fue tal, que llegó hasta la televisión colombiana:

Acaba con los hoax

En Internet existen innumerables bulos, muchos de los cuales se transmiten a través de los llamados correos cadena. Estos bulos persiguen diversos fines, como desprestigiar un producto concreto o recopilar datos (direcciones de correo electrónico). Lo mejor que puedes hacer cuando llegan a tu correo es eliminarlos. Para detectarlos puedes utilizar el sentido común, o buscar ayuda en esta web: http://www.rompecadenas.com.ar/  Si aún así­ no estás seguro y tienes la imperiosa necesidad de reenviar un correo de este tipo, no olvides eliminar antes las direcciones de correo que figuren en él y enviarlo utilizando la opción CCO, seguro que tus contactos te lo agradecerán.
Fuente

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies