Multa de 400 euros por «aplaudir» a la Policí­a

Los agentes guardan el material incautado en su coche.
Los agentes guardan el material incautado en su coche.

Cuando Daniel Garcí­a y su mujer bajaron este fin de semana a la playa de San Juan a tomarse un aperitivo y aprovechar el sol, no sabí­an que la propina les iba a costar cara, ni más ni menos que 400 euros.

La pareja intercedió en lo que consideraron un «acto abusivo de poder» de la Policí­a Local a raí­z de la persecución a unos manteros y acabó cada uno con una multa de 200 euros. En total, cinco viandantes fueron amonestados por «aplaudir» a cuatro agentes a causa de una actuación «totalmente descoordinada y vergonzosa», según explica Daniel.

Todo comenzó cuando cuatro policí­as intentaron acorralar sin éxito a los manteros que en aquel momento estaban vendiendo en el paseo.

Daniel Garcí­a observaba lo ocurrido desde el restaurante El Mayoral: «No salieron detrás de nadie, sólo corrieron detrás de ellos unos 30 metros hasta que soltaron la mercancí­a». Entonces, una mujer, de unos 60 años de edad, que habí­a visto lo ocurrido, les recriminó: «Más que preocupados por detenerlos, lo que os interesa es incautar la mercancí­a, no habéis corrido mucho». En ese momento, los policí­as pidieron la documentación a la anciana y procedieron a multarla. «Sólo dijo lo que todos estábamos pensando».

Ante tal «abuso de la autoridad», Daniel se levantó de su mesa y se acercó al lugar de los hechos para hacer una fotografí­a a la policí­a cargando los objetos incautados. «Los agentes municipales estaban muy nerviosos tras recibir reprimendas por parte de los viandantes», comenta.

Ahí­ escuchó cómo le dijeron a la mujer que la iban a multar con 200 euros. «Acto seguido les dije a los policí­as que estaban haciendo un muy buen trabajo», explica. La respuesta: «Déme su DNI que está usted alterando el orden público».

Daniel entregó su documento a los agentes y empezó a aplaudirles. Otros testigos se sumaron a sus aplausos y «también les pidieron la documentación». «Me dijeron que si no dejaba de aplaudir me llevarí­an detenido a dependencias policiales por obstrucción a la justicia y alteración del orden público», señala.

El revuelo cada vez era mayor y más personas se acercaban a la zona,incluso grabando con el móvil. «Un agente les dijo: €˜nos da igual que nos graben, los 200 euros no se los va a quitar nadie€™». Al final, los policí­as no tuvieron más remedio que recoger lo incautado y marcharse en el coche, eso sí­, dejando cinco multas por valor de 1.000 euros.

Fuente

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies