€œJustice 4 Kung Fu Guy€ – €œJesus Taught Me€

kfg6Se desconoce su nombre. Es muy probable que esté muerto.

En su momento esta historia se expandió por Internet a una velocidad asombrosa gracias a la €œmagia€ de las portadas en Digg y 4Chan, entre otros.

Todo empezó con un video: €œJesus Taught Me€. Un ví­deo que puede provocar pesadillas.

En él, una persona mentalmente descapacitada que afirma que Jesucristo le ha enseñado kung fu se presenta en unMcDojo (uno de tantos gimnasios lavacerebros donde ex-militares retirados imparten €œkarate€ al más puro estiloCobra Kai) para mostrar sus habilidades.

En Internet se le llama €œKung Fu Guy€ (KFG) y de él sólo se sabe que era un homeless negro en una ciudad blanca. En su curriculum tení­a algunas quejas por vagabundear y comerse los restos de pizza de los clientes en un Pizza Hut (situado en un centro comercial [Dumfries Shopping Center, Virginia] en el que el dueño del McDojo era encargado de seguridad). Se desconoce su identidad; se presume su muerte (sólo hay que ver el video hasta el final).

En el ví­deo el €œsifu€ del McDojo (Bobby Joe Blythe) hace las presentaciones pronto se inicia un absurdo combate entre el €œchico kung fu€ y uno de sus €œcinturones negros€, Willie J Dennis, un tipo fondón que tiene difultades para levantar la pierna por encima de su rodilla€¦ un chiste de €œcinturon negro€, que también es un marine retirado.

El chico jung-fu deja claro que NO quiere pelear: Sólo querí­a demostrar sus €œhabilidades€, los movimientos espirituales(¿€katas€?) que le habí­a enseñado Jesús (literal).

Tras unos minutos iniciales ridí­culos, KFG, entre algunos movimientos circenses (pelea mejor que el ex-marine), logra colar un par de golpes al €œcinturón negro€, que acaba ridiculamente en el suelo. Willi J Dennis, el €œcinturón negro€, se €œcortocircuita€, probablemente por la vergí¼enza de morder el polvo antes sus pares, y ataca al más puro estilo matón callejero ciego de ketamina; ataca sin frenos ni lí­mites a un chico que evidentemente no percibe lo que se le viene encima.

El chico kung fu repite varias veces según le llegan los golpes que el no es un €œluchador€, que no quiere pelear (ya no es €œdemostración€ es una secilla animalada) y luego simplemente grita €œstop€, varias veces. Es inútil.

El video termina cuando el chico kung fu se golpea la cabeza contra una barra de metal tras recibir una brutal patada y, yaciendo en el suelo semi-inconsciente, Willi J Dennis le pisa varias veces el cuello y le patea la cabeza. KFG agoniza cuando lo sacan de la sala como a una bolsa de basura por la puerta de atrás. Y €œfin de la historia€.

Nadie se sorprende ni intenta parar el presunto asesinato. Las voces frí­as y la manera mecánica de sacar el cuerpo muestran un efecto €œpráctica€ escalofriante.

La historia tiene 25 años.

Nadie fue a la cárcel: ni el sifu sokemon, Bobby Joe Blythe , promotor y director del evento, ni el presunto asesino, Willi J Dennis,  ni los espectadores, otros cinturones negros, que presenciaron el evento sin hacer nada para impedirlo ni denunciarlo después.

La ví­ctima era un don nadie  negro en los USA de hace 25 años. La policia cerró el caso €œen frio€ y no hay registros (era €œpre-digital€)

Todo salió a la luz el 23 de Agosto del año 2009, cuando el €œsensei€ subió orgulloso a su cuenta-canal de YouTube, creyéndola privada, algunos videos trofeo sobre su viejo McDojo: Desde clases en las que hace un lavado de cerebro a sus €œcinturones negros€ a este video donde presuntamente asesinan a un disminuido psí­quico que afirmaba que Jesús le enseñado Kung Fu€¦

Es increible.

El caso está está siendo €œre-abierto€ y todo lo que se sabe sobre él se propaga a velocidad viral. Los protagonistas vieron como en sus cuentas de Facebook todo €œsu mundo€ podí­a ver el video y sus páginas/perfiles en la Wikipedia (tení­an páginas en la Wiki) se llenaban con datos sobre el presunto asesinato.

Es improblable que nadie vaya a la cárcel por el video, especialmente si no se descubre la identidad de la ví­ctima. Socialmente, unas cuantas personas van a sufrir un infierno -más que merecido- durante una temporada.

La historia y sus protagonistas son surrealistas. El rollo secta de €œbullshido€ ochentero da náuseas. Presenciar lo que parece un asesinato, sucedido hace 25 años, es material para pesadillas. El caso €œenterrado€ por la policia (los dos ex-marines presumí­an de buenos contactos en la oficina del sheriff, la propia mujer de éste se formó como €œguardaespaldas€ en el McDojo) da vergí¼enza ajena.

Más informacion y todos los ví­deos disponibles en http://www.justice4kungfuguy.com

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies