Francisca Pérez cumplió su palabra de llegar a los 102 años

paquitaLa ribeirense Francisca Pérez Vidal, Paquita, era una entrañable ancianita que se dejaba ver por las calles de la ciudad con frecuencia. Falleció ayer a los 102 años, dato este que no tendrí­a más relevancia que la admiración que siempre supone la longevidad si no fuese que ella misma habí­a expresado su deseo y plena confianza en alcanzar dicha cifra, y adquiere todaví­a una mayor dimensión porque Paquita dejó este mundo justo un dí­a después de haber cruzado la meta que habí­a trazado en su cabeza…

Sus familiares afirman que Paquita siempre dijo que llegarí­a a los 102 años, y ellos, siendo como fue la vida de esta ribeirense ejemplar, repleta de dinamismo y de objetivos cumplidos a base de esfuerzo y sacrificios, no lo dudaron. Sus allegados explicaron que la centenaria llevaba unas tres semanas encamada, porque le empezaron a fallar sus fuerzas, pero no su cabeza, que continuó lúcida y despierta hasta el final de sus dí­as. En verano habí­a tenido un primer achuchón, del que se recuperó sin problemas. En cuanto estuvo repuesta, volvió a su actividad cotidiana.

 

Actividad cotidiana

¿Cuál era su actividad cotidiana? Atendiendo a sus propias palabras, con motivo de una entrevista publicada en la edición de Barbanza el pasado mes de abril, leer La Voz, cosa que hací­a sin gafas, y «facer de todo, hai moito que facer nunha casa, sempre hai que facer», señalaba al lado de su hija, de la que dijo: «Cóidame, pero eu tamén son algo suficiente para coidarme, ¿ou que?».

Paquita Pérez, como ella misma confesó, trabajó de todo en su larga vida. Empezó cosiendo por las casas, vendió centollas por las romerí­as de la zona de Barbanza, porteó pulpo para cargarlo en un barco que lo llevaba a Vilagarcí­a y de allí­, a Monforte, e incluso se dedicó al estraperlo: «Si que andei algo, iamos á Arousa buscar o aceite, e non se podí­a saber. Nunca me colleron. Tiven sorte. Tampouco tiña medo», luego lo poní­a a la venta en una tienda que regentó en Ribeira, otra de sus ocupaciones que se sumó a la nada fácil tarea de criar a dos hijos en tiempos de penuria que ella supo afrontar, junto a su esposo, que trabajaba en el vapor que enlazaba los puertos ribeirense y vilagarciano.

Cuando cumplió los 101 años, la salud le estaba respondiendo bien: solo tomaba una pastilla al dí­a y comer comí­a de todo: «Sempre fun fina comendo. E aquí­ non nos falta de nada», afirmaba toda campechana en la citada entrevista.

Los restos mortales de la centenaria ribeirense se encuentran desde ayer en el tanatorio de la calle Cristóbal Colón. Está previsto que la conducción del cadáver se efectúe hoy a las cinco de la tarde en un acto que será oficiado por el párroco de Ribeira, Cesáreo Canaval.

 

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies