Chinorri calentón

Hace unos dias, en Hong Kong, a un chico le vino un calentón en un parque y no se le ocurrió otra cosa que meter el pistolí­n en un agujero de un banco de hierro y follárselo. Como le estaba dando gustirriní­n, la polla se le empezó a hinchar y se le quedó atrapada dentro del agujero. Después de intentar sacarla él solito, como veí­a que no podí­a, el tí­o se cago y avisó a la policí­a para que se la sacaran de allí­. Después de muchos intentos sin éxito (hasta le sacaron sangre para rebajar la presión de la polla), al final tuvieron que arrancar el banco del parque y llevárselo al hospital donde por suerte para él hubo final feliz y recuperó su arma.

Publicaciones Similares

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.