Chinorri calentón

Hace unos dias, en Hong Kong, a un chico le vino un calentón en un parque y no se le ocurrió otra cosa que meter el pistolí­n en un agujero de un banco de hierro y follárselo. Como le estaba dando gustirriní­n, la polla se le empezó a hinchar y se le quedó atrapada dentro del agujero. Después de intentar sacarla él solito, como veí­a que no podí­a, el tí­o se cago y avisó a la policí­a para que se la sacaran de allí­. Después de muchos intentos sin éxito (hasta le sacaron sangre para rebajar la presión de la polla), al final tuvieron que arrancar el banco del parque y llevárselo al hospital donde por suerte para él hubo final feliz y recuperó su arma.

Publicaciones Similares

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.