Un profesor de una escuela secundaria en McKinney, Texas, fue suspendido de su trabajo por grabar una pelea entre dos alumnos en lugar de intervenir en ella para separarlos.

La verdad es que las escuelas americanas son la leche.