Le prometió a su padre que comería en McDonald’s todos los días de su vida: ya lleva comidos 30.000 Big Mac

A los padres se les suelen prometer muchas cosas en la vida, y muchas son bastante de película. Estudiar Medicina, seguir sus pasos, convertirse en un hombre íntegro y otra serie de mensajes que suelen calar en Hollywood y que, en el caso del protagonista de nuestra historia, quizá acaben con esa mística.

Es el caso de Don Gorske, un estadounidense de Wisconsin que aseguró en su más tierna infancia (apenas 10 años) que cuando fuera mayor comería todos los días en McDonald’s. Podríamos pensar que aquel niño olvidaría su palabra, pero la realidad es que la ha cumplido.

Incluso a rajatabla, pues incluso hay días en los que come más de una vez en McDonald’s, así hasta llegar a la escandalosa cifra de 32.943 Big Mac comidos a lo largo de su vida. Una carrera de fondo que inició en 1972, año en que cumplió la mayoría de edad y que ahora, celebrando sus ‘bodas de oro’ con la popular cadena de comida rápida, le ha valido una conmemoración por todo lo alto.

Huelga decir que Gorske ostenta varios récords, principalmente el de más Big Mac comidos a lo largo de toda una vida —como así acredita el Libro Guiness de los Récords— y no nos cabe duda de que tiene un pequeño monumento en el McDonald’s de su localidad, en Fond du Lac, una población de unos 40.000 habitantes, situada a 90 kilómetros de Milwaukee, ciudad más poblada del estado.

Su hazaña, según explican tanto The Washington Post como FDL Reporter (un medio local) incluye solo haberse saltado la ‘dieta’ ocho días de su vida y fue por una buena causa: una tormenta de nieve que impedía salir de casa. Aún así, según explicaba Gorske, llegó al McDonald’s más cercano pero, como era lógico, estaba cerrado.

El récord tampoco está exento de polémica, como puede resultar plausible. Aunque Gorske ha conseguido comer en los cincuenta estados que conforman su país y también en Canadá, cuya frontera no está especialmente lejos de Fond du Lac, hay que poner sobre la mesa también el hábito, que podría resultar insaludable, de apretarse al menos un Big Mac al día.

Más allá de comprobar que Gorske no sufre sobrepeso, hay que aclarar que formó parte con su testimonio del documental Super Size Me, estrenado en 2004, y en el que Gorske participó. Quizá lo más curioso de toda la historia —en una historia ya curiosa de por sí— es que la mujer de Gorske es enfermera y asegura que su marido no sufre ni hipertensión ni sobrepeso. Además, como explican desde FDL Reporter, ella está encantada porque así no cocina.

Publicaciones Similares

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.