La Fiscalía de Madrid ha solicitado veinte meses de prisión para un acusado de fingir tanto su propia muerte como la de su hijo para eludir el compromiso que habían adquirido con una pareja de novios para servir el catering en su banquete de bodas.

En su escrito de acusación, el fiscal imputa a Jesús C. un delito de estafa y reclama para los afectados una indemnización de 1.500 euros por los perjuicios causados.

El procesado, que ya contaba con antecedentes penales por un delito de apropiación indebida, era dueño de la empresa Catering Modena. Junto a Yerai C, para quien el fiscal pide la misma pena, concertaron el 25 de julio con los familiares de los novios para prestar un servicio de catering en una boda que se iba a celebrar el 5 de septiembre de 2015 por un importe de 1.980 euros, IVA incluido.

La persona estafada realizó dos ingresos en una cuenta corriente abierta por Yerai C., en la que también aparecía autorizado Jesús, por valor de 1.500 euros.

Según relata el fiscal, los dos acusados obraron en todo momento «a sabiendas de que no iban a realizar el servicio y que se iban a apoderar del dinero».

Es más, llegaron a comunicar a los denunciantes que tanto el dueño de la empresa de catering como su hijo habían fallecido para eludir el compromiso adquirido meses antes, «hecho que posteriormente resultó acreditado que era falso».