Un experimento para la próxima vez que visites tu supermercado de confianza. Prueba coger productos envasados y compara el peso aproximado que indica la etiqueta con el real. A ver si encuentras tan sólo uno que este redondeado por encima…