Australia se encuentra conmocionada después de hacerse pública la noticia de que Marcus Volke, el chef caníbal, de 28 años residente en un lujoso barrio de Queensland (al noroeste del país), acabó el pasado sábado 4 de octubre de 2014 con la vida de Mayang Prasetyo, su novia transexual de 27 años (a la que luego intentó cocinar antes de suicidarse).

UN DESAGRADABLE OLOR

Al parecer, el asesinato fue descubierto por los vecinos de Volke quienes, al percibir que un desagradable olor salía de la casa del chef, contactaron con las autoridades.

A los pocos minutos, la policía se presentó en la vivienda y, tras llamar en repetidas ocasiones a la puerta de la vivienda, decidieron entrar por la fuerza.

Lo que vieron una vez que pisaron el interior de la casa fue absolutamente dantesco: Mayang Prasetyo -natural de Indonesia y prostituta- había sido asesinada y su cuerpo descuartizado.

EN UNA OLLA

A su vez, sus restos habían sido puestos (según varios medios locales) en una olla que se encontraba al fuego. Tras investigar, los agentes hallaron más despojos de la víctima diseminados por toda la casa., algunos en tarros de plástico

Sin embargo, los agentes se sorprendieron todavía más cuando, al inspeccionar las calles cercanas, encontraron el cuerpo sin vida de Volke en un contenedor. Al parecer, y siempre según la versión del diario británico, el joven caníbal huyó a través de un balcón cuando los agentes se presentaron en su casa y, posteriormente, se suicidó en un callejón cortándose la garganta.

A sus 28 años, Volke contaba con dos perfiles en Facebook en los que, curiosamente, abogaba por la lucha contra aquellos que usan la fuerza contra las mujeres.

De hecho, en uno de sus últimos mensajes alabó la actuación de un sujeto que recibió una paliza por tratar de defender a varias chicas. Sus palabras, visto lo visto, no pudieron ser más falsas: “Estoy contigo, compañero”.