ardilla-cabeza

Abby Putterill tiene 16 años y vive con una ardilla dentro del pelo. Hace unos años, cuando sólo era una niña, rescató a esta ardilla que tenía diez días de vida y le dio cobijo entre su pelo. Su amado animalito se esconde tras el moño de Abby, un lugar muy cómodo para Hammy, que así se llama la ardilla.

La dueña asegura que casi siempre se recoge el pelo con coleta porque así es mucho más fácil que la ardilla suba y baje a su gusto de su original casita. Hammy se pasea y descansa cuando quiere entre los cabellos de Abby, que siente un amor tremendo hacia los animales.

Los padres de Abby Putterill también están encantados con la casa que su hija le ha proporcionado tantos años al animal. Lo que no sabemos es si la ardilla tendrá preferencia por algún champú que otro.