Daniel Dudzisz
Intrépido como pocos, Dudzisz, pretendía visitar el monte mágico Ulurú, en el centro de Australia. Atravesando el estado de Queensland, hubo un momento en el que se perdió en una zona boscosa e inundable entre los ríos Thomspon y Barcoo .

Cuenta The Independent que la crecida del caudal le dejó aislado en una zona de tierra sobreelevada, algo que se prolongó durante quince días sin posibilidad de moverse para encontrar alimentos.

La escasa comida que llevaba encima se agotó enseguida y pronto tuvo que echar mano de su ingenio para alimentarse. Y como él mismo ha relatado a las autoridades locales, lo que abundaba en la zona eran moscas, ese fue su principal plato.

Así que durante los casi quince días que duró su aislamiento, Daniel ingirió moscas y otro tipos de insectos gracias a los cuales ha podido sobrevivir.

La bajada del nivel de las aguas permitió que este mochilero aventurero y con recursos escapara de la trampa en la que había caído. Tras su liberación fue hallado por un conductor que casualmente transitaba por la zona.

Daniel ha relatado a la policía australiana su odisea dejando atónitos a más de un agente por su capacidad para solucionar problemas que a muchos habría condenado a una muerte segura.