oso

En la batalla del hombre contra el oso, el hombre ha triunfado, bueno, más o menos.

The Guardian  informa que Alchagirov Yusuf, de 80 años de edad, pastor de Rusia, estaba pensando en sus cosas en un campo de frambuesas, cuando por sorpresa fue atacado por un oso hambriento. En lugar de dejar que el depredador lo devorase, Alchagirov le echó narices y contraatacó. A pesar de su edad, el octogenario logró derribar el oso a base de patadas y cabezazos.

Desgracidamente, esta paliza no tumbó al atacante peludo y el oso respondió golpeando el pastor tirándolo por un acantilado cercano. Según el Guardian, Alchagirov fue hospitalizado con “contusiones, heridas de mordedura y cuatro costillas rotas”, pero evitó una muerte anunciada.

Alchagirov sobrevivió a su encuentro, pero los expertos desaconsejan luchar durante un ataque de oso. Si se le acerca agresivamente un oso marrón – una especie común de osos en la región – Mother Nature Network  sugiere  hacerse el muerto, puesto que el oso “probablemente lo identifique como una amenaza.”

Sin embargo, Alchagirov opina que su agresividad le salvó la vida. “Me habría matado si no hubiera luchado “, dijo el pastor.