Hola, soy una chica que va camino de 26 años y tiene un “problema o defecto” que esta condicionando mi vida y tendencia sexual.

Como el asunto lo indica, pertenezco a esa minorí­a de mujeres de tiene un clitoris grande, el mí­o en erección son caso 5 centí­metros que no sabemos si es bueno o malo.

Recuerdo que cuando tení­a unos 6 años mi madre me llevo a una ginecóloga para que me viera y tanta exploración a esa edad me sorprendió y asusto bastante y a lo que antes no daba importancia, desde esa fecha no hacia otra cosa que mirarlo y si veí­a a una chica desnuda me fijaba para ver como era el de ella.

Lo malo fue cuando tení­a 11 años en las duchas de la piscina, alguna tonta dijo ¡¡mirar lo que tiene Lola!! y desde ese momento empezó mi problema …

Me daba vergüenza desnudarme delante de las chicas y cuando lo hacia, lo hací­a de espalda a ellas, le pregunte a mi madre y me dijo que no era nada malo que muchas, muchas mujeres tení­an eso así­.

Eso me ayudo mucho pensando que mi madre no me mentí­a, con casi 12 pase unos dí­as en casa de una amiga y en la habitación de dije lo que me pasaba y se lo enseñe, ella me enseño el suyo, ella empezó a toquear el mí­o y se puso en erección y si antes me preocupaba, visto en erección me asusto y mucho, a mi amiga le hizo gracia y junto su clí­toris con el mí­o y tuve un orgasmo, el primero de mi vida.

Yo le cogí­ gusto a la cosa y mi amiga también y fin de semana en su casa y fin de semana en la mí­a (aun somos amigas y muy amigas).

No he podido ni puedo llevar pantalones ajustaditos o mallas marcando coño como todas, se nota el clí­toris cosa mala, me sobresale de los labios bastante, las braguitas del bikini también me traen problemas, más de una vez me ha dicho una chica en la playa, tí­a que se te sale el tampax.

Con 15 años conocí­ a un chico con el que empecé a hacer manitas, cuando el me metió mano y mi clí­toris estaba excitado, se corto y bastante y me llamo maricona y se largo, todas las demás relaciones que he intentado tener con tí­os, les daba opresión, nada que no me follo ningún tí­o, un fracaso total.

Esto me obligó a que la amiga que os he comentado y yo tuviéramos mucha actividad sexual, ahora es lesbiana, creo que siempre lo ha sido, mi “problema” se corrió de boca en boca entre ellas y todas querí­an conocerme y tocarlo y verlo, así­ que solo tengo sexo con lesbianas o tí­as bisexuales y me gustan los tí­os, mira si no tienes pan buenas son tortas, al menos ellas me hacen disfrutar y ellas, bueno se ponen como motos sobre todo cuando me piden que las penetre por el ano.

Siempre estoy con lesbianas, quitando los contactos a solas que he tenido con esta amiga que os comente, cuando tengo sexo siempre hay 2-3 o más lesbianas para disfrutar de mi fenómeno anatómico, me hacen de todo desde mamármelo como si fuera una pequeña polla, meterlo por su ano, pedirme que les folle su clí­toris, meterlo en sus vaginas, no se si lo notan, pero se corren como putas.

No me puedo quejar en cuanto a penetraciones, me han metido consoladores de todas clases formas, tamaños anal y vaginalmente, bueno sus dedos por mi coño y culo, arneses que se ponen, nada un festival de sexo y como lo tengo tan “pequeño” me colocan una bomba de vací­o para succionarlo y hacérmelo mas grande y barbaridades, me gusta que me lo manoseen y hagan esas cosas yo también me corro como una puta, pero yo sigo queriendo que me folle un tí­o, y siempre está la opresión y algunos (cada vez voy menos a sitios de copas donde hay tí­os) creen que soy un travestí­.

Que este fenómeno anatómico que tengo esta condicionando mi vida sexual y terminare siendo lesbiana total y la reina entre ellas, al paso que voy.

Nada solo querí­a comentar esto, ya que siempre de habla de pollas, grandes o pequeñas, de tetas enormes o pequeñas y nunca se comenta nada de los labios de nuestros coños de sus tamaños y formas ni del clí­toris de como lo tenemos, nuestro órgano sexual por excelencia.

Besos a todas.

No se si lo que tengo es una virtud o una desgracia.