Al finalizar la protesta, los antidisturbios obligaron a retroceder hasta la Glorieta de Atocha, una distancia de 600 metros, a los últimos asistentes que permanecían en Neptuno y a los periodistas que cubrían la acción entre empujones, insultos y amenazas, mientras el resto de personas podían circular libremente. J.D., fotoperiodista freelance, quedó enganchado en la pierna con una valla del Paseo del Prado al ser empujado por un agente, que volvió a empujarle pese a sus intentos de retirarse.

Una vez en Atocha, los antidisturbios detuvieron a un manifestante, golpeando a siete periodistas gráficos que documentaban la intervención.

M.M., que se encontraba trabajando para la agencia Ruptly (Alemania), recibió tres golpes de porra, uno de ellos en el cuello. Al cierre de este artículo se encontraba siendo reconocido en urgencias del Hospital Gregorio Marañón.

J.R., videoperiodista freelance y colaborador de eldiario recibe un porrazo en el costado al mismo tiempo.

Inmediatamente después, G.P., fotoperiodista que cubría la concentración para la agencia Associated Press (Estados Unidos), fué derribado de un golpe por la espalda. Al intentar incorporarse, se identificó como periodista, siendo de nuevo empujado y golpeado.

R.G., fotoperiodista freelance de la agencia Nur Photo (Italia), recibió tres porrazos al intentar asistir a J.R.

Los antidisturbios acordonaron la zona, alejando a empujones al resto de periodistas, y agrediendo a W.C., fotoperiodista freelance, recibió unporrazo en la pierna y otro en una mano, y a R.C., fotoperiodista de Diario Independiente Digital, que recibió un porrazo en el muslo, otro en la muñeca izquierda y un tercero en la cabeza y por detrás después de escuchar al policía decir “a ver si publicas esto”).

Según un comunicado en el portal de contrainformación lahaine.org, el detenido es miembro de su Colectivo Editori