: Torz Reynolds, protagonista de esta increíble historia.

Torz Reynolds, protagonista de esta increíble historia.

Menudo San Valentín. ¿Te imaginas que te enteras justo ese día de que tu pareja te ha puesto los cuernos? Vamos, ese día o cualquier otro. Te pones de mala leche y empiezas a pedir explicaciones. Hasta ahí, normal.

Lo que no es muy normal es lo que ha hecho una chica de Londres. Su amor era tal hacia su pareja que decidió tatuarse en el brazo el apodo con el que llamaban a su chico. Cuando se enteró de que su novio llevaba seis meses con otra, decidió arrancarse el trozo de piel del antebrazo donde tenía tatuado el mote.

Pero es que el asunto tiene tela porque el tatuaje se las traía. No sé, no se me ocurren motes para tatuarse pero el de esta chica era ‘Chopper´s Bitch’- ‘La perra de Chopper’ traducido al castellano-. Vamos, algo para no creer.

Pero es que la historia no termina. Además de tener un mote muy raro- ¿Chopper?- lo curioso es que Stuart- como se llamaba realmente- le dijo a esta pobre ingenua que se iba unos meses a trabajar a Alaska, cuando en lo que en realidad iba a hacer era mudarse al piso de su nueva novia en el condado de Essex. Pringada a más no poder, Torz Reynolds le acompañó y todo al aeropuerto, lo que no sabemos es lo que haría Chopper para salir indemne de ese perfecto engaño.

Con todo esto, Torz no aguantó más y se arrancó la piel donde estaba el tatuaje. Un correo electrónico y voilá, ahí te quedas tú con tu novia y de regalo la foto de mi ridículo mote. Una historia de otro siglo…