Una mujer de 20 años denunció a la policía una agresión que recibió de una madre ofendida. La víctima recibió un puñetazo en la boca porque se quejó de que un niño estaba gritando y provocando demasiado ruido. La policía de Colma, en California, busca a la agresora que provocó lesiones en un diente a la víctima.

Bree Hajek-Richardson

Bree Hajek-Richardson, de 20 años, se fue de compras a un centro comercial de Colma. En la cola de la caja dentro de un carrito de la compra un niño pegaba gritos, según publicó un canal local de California.

“No me molestaba la rabieta del niño, sino el volumen de sus gritos” ha explicado la víctima que colgó una imagen de su boca ensangrentada tras la agresión.

Hajek-Richardson contó que “me estaba haciendo daño a mis oídos, así que le pedí a la madre que tratara de calmar un poco a su hijo.”

La madre, al parecer, no apreció el pedido y comenzó a levantarle la voz advirtiéndole que nadie le decía a su hijo lo que tenía que hacer.

La cosa terminó en una pelea que grabaron las cámaras de seguridad de la tienda y que ahora la policía analiza para entender la dinámica de lo ocurrido.

La agredida explicó que recibió un puñetazo en la cara, que le aflojó un diente y que podría perder. Además la otra la golpeó repetidamente. Después se marchó dejándola maltrecha.

Hajek-Richardson presentó un informe de la policía y se fue a la sala de emergencias donde fue atendida.