Prohíben a un joven ir a trabajar en pantalón corto y decide ponerse un vestido de su madre
Harto de pasar calor en su oficina un día tras otro, un joven decide ir a trabajar en pantalón corto. Al entrar, le dijeron que se fuera a casa a cambiar porque no podía llevarlos y se dio media vuelta y se fue pero volvió al poco.


A través de las redes sociales, el británico fue compartiendo cómo ocurrió todo y como se presentó en su trabajo sin ningún tipo de complejo con el vestido.

Poco después de volver a su oficina, los responsables de la empresa, un call-centre, decidieron dar marcha atrás y permitir que los hombres lleven pantalones cortos.

En declaraciones a MailOnline, Barge ha explicado que después de que cambiaran las normas, le ofrecieron irse a casa para cambiarse. Sin embargo, él decidió quedarse: “Me dijeron que el vestido era demasiado colorido y que si quería cambiarme, pero les dije que estaba bien“. Sin duda, su pequeño gesto ha servido de mucho.