El joven suizo Lovis Gaetner, de 18 años, no ha salido de su asombro, desde que pidiera una hamburguesa en un McDonald’s de Arabon, Suiza. Lovis recibió el producto, pero con un gran mordisco. La cadena ya se ha disculpado por el suceso.

Lovis-Gaertner

Cuando pedimos en un restaurante nuestra comida, esperamos que esté lista para que la consumamos, pero puede pasarnos como al joven Lovis Gaetner. Este suizo de 18 años pidió en Arabon, Suiza, un McPollo, que recibió rápidamente como es costumbre en las cadenas McDonalds. Para su sorpresa cuando abrió el paquete, vio que alguien había pegado un mordisco a su comida.

El propio establecimiento se dio cuenta del error. Alegando que uno de sus trabajadores estaba bajo una gran cantidad de estrés, y que evidentemente hizo mal su trabajo. Al parecer otro cliente había pedido un McPollo y lo devolvió al estar frío, y en vez de ser tirado a la basura, terminó en el menú de Lovis. El suceso no ha quedado en más que en un error humano un poco desagradable, y según ha informado el diario DailyMail, la propia McDonald’s quiere disculparse de forma personal con el suizo.