Un perro, drogado con cocaína y morfina, ha matado a su dueño tras desgarrarle la laringe mientras la ‘BBC’ grababa un documental sobre drogas. Los cámaras consiguieron liberar a la víctima, pero ya había perdido demasiada sangre.