Un paso mas en lo llamado “periodismo gonzo” el reportero Reza Aslan se integra en una secta caníbal llegando a comer cerebro humano. Quiero salir de aquí!