Rosa Verduzco

Una de las chicas que logró escapar de ‘La Gran Familia’ tras 10 años encerrada y después de tres intentos de huída, se ha decidido a contar su dramática historia para la televisión.

Le gustaban “muchas cosas muy sucias, era fanática del sexo oral La organización que se definía como “familia” para acoger a miles de niños, fue desmantelada por la policía el pasado mes de julio tras descubrir los numerosos abusos que sufrían los menores. Ahora, la que en su día fue una niña de diez años, Claudia, que vivía bajo la autoridad de Rosa Verduzco, ‘Mamá Rosa’, ha descrito cómo ésta le arrebató su infancia.

El relato desgarrador que Claudia enuncia da una imagen de la jefa de ‘La Gran familia’ como una cacique del pueblo y dictadora entre los niños con aires de misticismo. Elegía entre los pequeños aquellos que podían satisfacerla sexualmente. “Las niñas eran sus favoritas para desmpeñar sexo oral”, cuenta Claudia. A cambio, ropa y comida.

“Me decía que podía regresar dos o tres veces a la semana a su cuarto”, rememoraba Claudia, que sufrió en sus carnes los vicios de Verduzco. Afirma que le gustaban “muchas cosas muy sucias, era fanática del sexo oral”. “Si ella quedaba satisfecha con lo que el niño o la niña le hacía, le otorgaba una muda de ropa y un par de zapatos”, cuenta ante Excelsior Televisión. 

Una vez Claudia se ganó su confianza, ‘Mamá Rosa’ trató de sellar una especie de pacto de sangre con ella. “Me hizo hacer un pacto en el que cambiaba mi apellido al suyo” y después sacó una navaja para hacerle un corte “en el pezón”, pero Claudia se negó a que fuera ahí. Entonces ésta le pidio la mano: “Quiero ver tu sangre”, le dijo Rosa.

Claudia muestra una raja en la muñeca donde Verduzco la cortó, para después plantarle un dedo de su pie también cortado y con ello sellar la promesa. Con esto “me declaraba su hija”.Le daría poder en la jerarquía de ‘La Gran familia’. “Pero no era cierto”. “No lograba estar sin ella” “Yo la quería” y “era mi única figura materna”,  son verdades que reconoce Claudia, cuyos intentos de fuga fallaron en parte por la autoridad emocional que ‘Mamá Rosa’ suponía en su vida. “No lograba estar sin ella” ya que “algo me atraía a ella” asegura.

Aparte, describe el poder que la dirigente del albergue tenía en el pueblo donde todo el mundo la satisfacía para conseguir beneficios de ésta. “Prometía un taxi nuevo a los taxistas que encontrasen a los fugados, por lo que el taxista podía dejar de trabajar un día solo para buscarlos”, explica.

La gente del pueblo te llevaba ante ella “fueras o no uno de los niños de ‘Mamá Rosa'”. Tras varios intentos, un grupo de cuatro chicas, entre ellas Claudia, logró salir. Escapar era una ardua tarea puesto que Verduzco*controlaba los transportes por lo que pasaron un mes y medio escondidas. Después de ese tiempo “se le olvidó a mi mamá seguir buscándonos”.

En el caso de Claudia, ‘Mamá Rosa’ le acusó de robo. Puesto que escapó cuando le mandó a por medicinas y se llevó consigo el dinero. La gente del pueblo estaba al corriente y por eso se escondieron.

Sufrió dos cesáreas Pero la decisión de escapar era firme.”Me escapé, desquiciada, después de que ella me hiciera una segunda cesárea”, cuenta llorando en la entrevista. Eran “dos hijas perdidas ahí no se me hace muy lógico” las que asegura que dejó, sin saber qué fue de ellas. “No sé si los vendió o si los regala a personas que no pueden tener. Eso acabó con mi quicio”.

Claudia fue una de los miles de niñas y niños que pasaron por el albergue de Rosa Verduzco durante años sin saber de sus familias. Hasta el pasado 15 de Julio, cuando la Policía puso fin a la actividad del grupo de ‘La Gran familia’ y rescató a 600 personas. Esto ha dado pie a que Claudia se decida a contar su historia. Cuando la vió de nuevo “me llené de odio”, si volviera a tenerla delante le diría “que se hizo justicia”.

‘Mamá Rosa’ le decía ser “más poderosa que Dios” pero, entre lágrimas, Claudia asegura: “Ahora veo que no”. A pesar de estos terribles testimonios,la avanzada edad de la fundadora de ‘La gran familia’ la ha librado de la cárcel  y de ser juzgada por la justicia, como dicta el Código Penal mexicano. Mientras, seis de los ocho cuidadores arrestados por la policía se encuentran detenidos.