El pasado mes de diciembre un accidente conmocionó a Brasil. Un helicóptero con cuatro personas a bordo se estrelló en São Paulo y murieron todos. En el interior viajaba Rosemere do Nascimento Silva con la ilusión de sorprender a su futuro marido al llegar volando a la boda.

Junto a la novia viajaban el piloto del helicóptero, un hermano de la futura esposa y la fotógrafa de la ceremonia que estaba embarazada de seis meses. Fue precisamente esta última la que grabó el viaje de Rosemere hasta al altar para luego añadirlo al montaje final.

Los cuatro murieron tras el impacto.