Se acerca hacia nosotros por la espalda. Ella me coge del hombro, y me dice que si: “¿las pegatinas de STOP FEMINAZIS son tuyas?“, le contesto que sí, y ella, haciendo gala de su sectarismo, sin más …