Un estudio llevado a cabo recientemente por la Universidad Charles de Praga ha apuntado que el color de los ojos y la forma del rostro son factores que pueden determinar la confianza que nos transmite una persona. Una de las conclusiones del mismo es que las personas con los ojos marrones son más de fiar que las que tienen los ojos azules.

Los ojos marrones dan más confianza que los azules