Hoy vi por enésima vez la película,  y me he preguntado que han hecho en estos últimos años esos chicos de los muelles de Goon que se empeñaron en encontrar un tesoro perdido. Con alguno me he llevado una grata sorpresa al darme cuenta de que lo he visto hace poco pero no lo asociaba con Los Goonies, otros es fácil identificarlos por que sus rasgos han cambiado poco, mientras otros están completamente irreconocibles.

El mayor de los Goonies, Brand Walsh, el deportista que tiene que cuidar de su hermano y sus amigos está interpretado por Josh Brolin, ha participado en más de 20 cintas. Es el nuevo compañero de Will Smith en Men in black III. Estuvo nominado al Oscar en 2008 al mejor actor de reparto por su papel en Mi nombre es Harvey Milk y vimos como le perseguía Javier Bardem en No es país para viejos. Puede presumir de haber trabajado con los mejores directores del panorama actual como Guillermo del Toro, Woody Allen, Oliver Stone, Ridley Scott, los hermanos Cohen, Tarantino o Robert Rodríguez.

Mickey Walsh, siempre acompañado de su inhalador es el más valiente y quien anima a sus amigos en la aventura. Está interpretado por el actor Sean Astin en su debut en la gran pantalla tras un par de trabajos en televisión, después participaría en varias películas hasta que en 2001 tuvo de nuevo su momento estelar al convertirse en el hobbit Sam Gamyi, el fiel amigo y acompañante de Frodo Bolsón en la trilogía de El Señor de los anillos. También tuvo un papel destacado en la quinta temporada de la serie 24.

Jeff Cohen con sólo 11 años daba vida a Gordi, el más torpe de los Goonies y conocido por las fantásticas mentiras que sus amigos nunca creen, su amistad con Sloth y el supermeneo le han convertido en inolvidable. Divertidísimas sus caras y míticas sus frases. Sin duda es quien más ha cambiado estos años ya que ha perdido kilos y pelo en la misma proporción, aunque no atractivo. No ha continuado en el mundo de la interpretación y en la actualidad dirige un prestigioso bufete de abogados.

Corey Feldman es Bocazas, no para de hablar y siempre esta fanfarroneando y bromeando. Feldman tiene el honor de haber participado en varios títulos emblemáticos de la década como Gremlins (1983), Cuenta conmigo (1986) o Jóvenes ocultos (1987). Ha intervenido en varias series de televisión, en infinidad de películas, tuvo un grupo de rock e incluso participó en el reality para televisión The surreal life. En su vida personal ha reconocido problemas con las drogas y que sufrió abusos sexuales en los inicios de su carrera, aunque declaró a favor de Michael Jackson en su juicio por pederastia. Un claro ejemplo de lo difícil que puede ser empezar de niño, pasar la adolescencia y llegar a la edad adulta en el mundo del espectáculo sin volverse loco en el intento.

Jonathan Ke Quan es Data, muy creativo siempre tiene un invento dispuesto para sacarlos de apuros, aunque a veces no funcionen como deberían. Ya disfrutamos de su frescura cuando interpretó a Tapón en Indiana Jones y el templo maldito (1984). En los 80 participó en varias series de televisión y en alguna película, aunque se ha decantado por trabajar detrás de las cámaras como productor, editor de sonido y especialista en artes marciales como asistente en la coreografía de acción en títulos como X-Men (2000) o El único (2002).

Kerri Green era Andy Carmichael, la animadora convertida en aventurera que no está muy segura de lo que siente por Barnd, aunque acaba besando a los dos hermanos Walsh, sus conocimientos de solfeo conseguirá salvar al grupo y salir de la cueva. Intervino en alguna película después de esta y ha hecho cameos en series como Urgencias o Ley y Orden. Actualmente es madre de familia y escribe guiones para Hollywood.

La amiga de Andy es Stef Steinbrenner, el patito feo, resabiada, algo cabezota y con genio. Martha Plimpton, que es hija del actor Keith Carradine, ha desarrollado una gran carrera teatral, siendo nominada tres veces a los premios Tony; ha participado en infinidad de películas, sobre todo cine independiente. Ahora triunfa en televisión con la serie Hope, donde interpreta a una joven abuela.

El adorable Sloth, que se convierte en Goonie por méritos propios al convertirse en amigo de Gordi y al ayudarlos a escapar. Estaba interpretado por John Matuszak que tardaba unas cinco horas en ser caracterizado con Sloth. Matuszak fue un famoso jugador de fútbol americano, que en la década de los 80 intervino en varias series de televisión y en algunas películas. Falleció en 1989, a los 39 años, víctima de un fallo cardíaco.

¡¡¡Goonies never say die!!!