Un letal substituto de la heroí­na, el krokodil, se ha vuelto la droga canibal de moda entre los adictos en Rusia; el “cocodrilo” carcome la piel de las personas que lo consumen.

Como si la heroí­na se convirtiera en un abyecto cocodrilo, esta sustancia está devorando a los jóvenes adictos de Rusia…

El krokodil es desomorfina, un opiáceo sintético muchas veces más poderoso que la heroí­na creado a través de una serie de mezclas y reacciones quí­micas que los usuarios realizan varias veces al dí­a de memoria.

Mientras que la heroí­na cuesta alrededor 40 dólares la dosis en Rusia, la desomorfina puede ser cocinada con analgésicos basados en codeí­na (de 4 dólares el paquete) y otros ingredientes caseros, baratos y disponibles  en los supermercados. Por esto no es raro que muchos de los adictos a la heroí­na acaben entrando a la boca del “cocodrilo”.

Sin embargo, lo barato sale caro. El  efecto de la heroí­na dura varias horas, mientras que el viaje de krokodil dura entre 90 minutos y 2 horas y el proceso de “cocina” dura al menos media hora,  así­ que ser un adicto de esta sustancia es un trabajo de tiempo completo. Dejar la sustancia tarda un mes o más, la desintoxicación de la heroí­na dura tí­picamente solo una semana.

Se calcula que existen 2 millones de adictos a la heroí­na en Rusia, el paí­s que más heroinómanos tiene en el mundo; 100 mil de ellos son adictos a la desomorfina.

La droga canibal toma su nombre reptilenao de sus ingredientes venenosos que rápidamente vuelven “escamosa” la piel y después empiezan a carcomerla.

fotos horribles fuertes

El diario británico The Independent tiene una escabrosa historia sobre unos jóvenes que usan esta sustancia:

“Si le fallas a la vena te sale un absceso inmediatamente”, dice Sasha, quien ha dejado de inyectarse, no así­ su amiga, cuya situación describe: “No quiere ir al hospital, solo se inyecta. Su piel se está desmoronando y casi no se puede mover”, (Las fotos de las personas que se inyectan esta sustancia, como la que aparece arriba, son sumamente perturbadoras).

fotos horribles fuertes

Zhenya, otro joven conocedor del cocodrilo, lo explica: “Estás soñando con heroí­na, algo que se siente limpio y no es veneno. Pero no puedes costearlo, así­ que sigues haciendo krokodil. Hasta que te mueres“.

Hace unos dí­as reportábamos sobre el oscuro primo tropical del krokodil, el oxi, una forma letal del crack que se está cocinando en Brasil.

He aquí­ las dos drogas callejeras más devastadoras del momento, de polo a polo, el lado oscuro del crack y de la heroí­na, por si eso fuera poco.

A continuación un ví­deo: