Sintomas de mujer infiel - Infidelidad
Una salvedad. Si lo que le ha ocurrido es que ha echado una ‘canita al aire’ no tiene por qué tener estos síntomas, ni quiere decir que haya cometido un acto de infidelidad. Tampoco tienes que obsesionarte. Mide tus pasos no vayas a poner en peligro una relación que hasta ahora ha centrado tu vida.

1.- ¿Notas que está radiante? Se arregla como hace tiempo que no hacía. No sale de casa sin maquillarse, por lo menos un poco, para tener un aspecto saludable. Tampoco es que vaya pintada de manera demasiado  llamativa, sino que se pinta a diario y le presta más atención a su aspecto físico y su vestimenta. Y además bromea con frases sacadas de los anuncios de televisión como ‘porque yo lo valgo’. Tú lo has notado, pero como te agrada y no has dicho nada. Solo piensas que quiere recuperar su autoestima.

Has de ser precavido y no sacar conclusiones demasiado apresuradas. Por sí mismo, esto no es un signo de infidelidad, ni siquiera de que se haya fijado en otro. Todas las personas pasan por fases en las que no sienten esa necesidad de arreglarse o bien están más perezosas y, de repente, cambian de estado y pasan a no descuidar ni un detalle de su aspecto exterior y a ponerse a dieta y no salir de casa sin arreglar. Todos somos volubles y caprichosos, pero…

2.- Hay un aspecto que suele pasar desapercibido. No es determinante pero es uno de los primeros síntomas que observarás si repasas los acontecimientos tal como han ido. Si tu mujer ha conocido a otra persona que ha despertado su interés puede que su deseo sexual aumente … justo antes de no tener nunca ganas de tener relaciones sexuales contigo.

Al principio el recobrado apetito sexual de tu pareja puede sorprenderte. No hubo ningún cambio en vuestra relación que lo jusficase. Y tu no has variado tu comportamiento con ella. Es verdad que a priori puedes agradecer la situación si tu líbido está siempre por las nubes, si tu deseo sexual es alto, pero puede estar escondiendo que en realidad su deseo no es por ti. Si la cosa se queda aquí, ¿preferirías no saberlo?

3.- El problema viene cuando tu mujer empieza a cambiar su actitud. Está distante, la ves distraída, se le olvidan las cosas y frecuentemente tiene una mirada perdida. Puede estar teniendo problemas laborales, personales o familiares que no te cuenta por no preocuparte. O, como nos tememos, sopesando lo positivo y negativo de iniciar una aventura con otra persona. Seguramente, en esos momentos, él solo está instalado en su imaginación. Es lo que ella quiere que sea, no pasa de ser una fantasía. No debería preocuparte a no ser que tenga que ver con determinadas carencias afectivas que son responsabilidad tuya.

La sorprenderás con una sonrisa bobalicona en la cara que no responde a nada de lo que esté pasando. Puede que estéis viendo la tele pero ella tiene la cabeza en otro lado. Muy lejos. Y se lo notarás en la cara. Sin duda.

4.- Pasará una fase de culpabilidad, de irritabilidad. ¿Por qué? Está hecha un lío. Es un mar de dudas y eso la enfada y la vuelve alguien extremadamente susceptibe. No tiene claro lo que siente y lo que quiere. No sabrás por qué y puede que para entonces ya discutáis más que nunca coincidiendo con su engaño. Pasada esta etapa, volverá un remanso de paz y serás como transparente. Tu presencia ya no se notará. Serás indiferente para ella. O casi. En ese último caso ella tiene una especie de desconexión emocional de ti.

Necesitará momentos para estar sola y recrearse. Estar enamorada de otro requiere tiempo y esfuerzo, no te creas. Continuará perdiendo la memoria y pareciendo distraída cuando no toca. Se seguirá arreglando y será muy controladora con sus cosas personales. Del móvil a las cosas de su trabajo.

5.- No sin mi móvil: Hablando de móvil. De repente tu mujer no querrá que te acerques a su teléfono y sospechará de cada pregunta que le haces. Otra opción es que apague el aparato cuando esté contigo para que nadie os moleste. Esa es la excusa y si no lo ha hecho nunca y no hay motivos aparentes para que lo haga, sospecha de ello. Es un buen motivo para creer que tu mujer tiene algo que ocultarte.

Si intentas hablar con ella de su comportamiento se mostrará a la defensiva y evitará tener este tipo de conversaciones. Discutiréis. Esquivará las preguntas directas o se mostrará indiferente o sorprendida. A ella no le pasa nada, por mucho que tú insistas.

6.- ¿En qué se va el dinero? El dinero también es un buen motivo para comenzar a pensar que tu mujer te es infiel. No es normal que escrutes cada uno de sus gastos. Ni intentes descifrar los apuntes de su cuenta corriente. Será todavía peor.

No pretenderá convertir vuestra casa en terreno abonado para el engaño. Así, lo más probable es que recurra a un motel. Y no pagará con tarjeta. En la actualidad, nos pongamos como nos pongamos, no es normal que nadie tenga ‘barra libre’ en sus tarjetas. Las ‘Blacks cards’ son una excepción. Así es que, de repente, en el extracto hay demasiadas salidas de efectivo en cajero.

Cuanto más frecuentes sean sus encuentros más gastará. Si ella es inteligente, es posible que no recuerde en qué ha gastado el dinero o que de repente las compras sean más caras de lo que te parece normal. Está guardando dinero, un poco de aquí, un poco de allá para poder pagar a medias la habitación, por ejemplo.

Ojo, que también puede ser que su lío sea con un potentado y que ella no tenga que pagar nada…

7.-  ¿Notas que esconda su ropa interior? La prueba más evidente es que por casualidad encuentres ropa interior usada que nunca le has visto puesto. ¿Es posible que se haya comprado conjuntos de lencería que no conoces? Es posible que siempre trate de ir bien conjuntada y que busque ropa interior que le quede especialmente bien. Puede que haya ido de compras recientemente. ¿Qué esas prendas son demasiado exóticas para su costumbre? Date un tiempo. Puede que estés en un error.

Otra cosa es que trate de lavar sus prendas íntimas a escondidas. No es fácil detectar esto. A no ser que la colada sea cosa de dos y nunca haya escondido sus prendas usadas. Vamos, que laváis indistintamente las prendas de uno y otro. Siendo un poco observador puedes llegar a determinadas conclusiones por ti mismo.

Y piensa que lo más seguro es que tengamos demasiada imaginación. Tu mujer sigue queriéndote y te es fiel.

VN:F [1.9.22_1171]
PUNTUA ESTA NOTICIA!
Votaciones: 0.0/10 (0 votos)


Facebooktwittergoogle_plus