Quien nos iba a decir que el simpatíquísimo y adorable oso hormiguero fuera a dar bocados como un pitbull. Que se lo digan a este pobre hombre.