El 90% de los nominados a los galardones que premian las muertes más absurdas fueron hombres.
Destacan un hombre que murió tras enganchar un carrito de la compra a un tren o el terrorista que abrió su propia carta bomba.

hombres tontos

Muchos, pero sobre todo muchas ya lo sabían, los hombres son más tontos que las mujeres. Es la principal conclusión que se puede sacar de los Premios Darwin a las muertes más estúpidas. El 90% de los nominados de este año son varones.

Entre los que optan al galardón de este año se encuentran un terrorista que abrió su propia carta bomba al ser devuelta por el servicio de correos después de no haber colocado los suficientes sellos en el sobre. Otro intentó viajar en tren enganchándose a él con un carrito de la compra. También es un buen ejemplo de muerte absurda es la de un joven que se disparó en la cabeza con un arma para mostrarle a su amigo que era una pistola real.

Mención aparte merece el ladrón que intentó robar el cable de cobre de un ascesor, que finalmente cayó sobre él y le mató.

Son algunos ejemplos que muestran que la absurdez del ser humano, y concretamente del hombre no tiene límites.

Los Premios Darwin de 2014 recogieron un total de 332 muertes nominadas al galardón previa verificación de la estupidez del acto. De ellas, 14 fueron descartadas por haber sido acciones compartidas con mujeres, en su mayoría relacionadas con posturas sexuales, o por no habe llegado a producirse el fallecimiento. Es el caso de un hombre que perdió un testículo autoflagelándose por placer con un cinturón. Fue excluído de los galardones porque consiguió reparar su escroto con una pistola de grapas.

De las 318 candidaturas válidas, sólo 36 eran de mujeres. Es decir, el 88,7% de las muertes absurdas presentadas habían acabado con la vida de un varón.

Según recoge el diario Daily Mail, la mayoría de las ocasiones, los protagonistas de estos fallecimientos se decidieron a realizar los actos que acabaron con su vida para conseguir la estima social o por el simple hecho de fanfarronear.

Los expertos consultados por el periódico británico aseguran que este estudio tiene limitaciones. Puede ocurrir que las mujeres nominen actos de hombres para un Premio Darwin con más frecuencia que el sexo opuesto. También se puede atribuir la abultada participación de hombres a las diferencias en la ingesta de alcohol y drogas entre ambros sexos.

Aún así, el doctor Dennis Lendrem asegura que los ganadores y nominados a estos premios “parecen tener poca o ninguna evaluación real del riesgo”. Los expertos creen que este tipo de diferencias en las conductas entre hombres y mujeres deben ser más estudiadas.
f