Dos hombre se bajan del coche de delante para agredir a los ocupantes del coche que tienen justo detrás. No sabemos el motivo del ataque, pero lo que si sabemos es que se irán a su casa con la lección bien aprendida: Siempre hay alguien más chulo que tú…