Hasta las trancas los buenos siguen siéndolo, y el bueno de Ernesto Sevilla no iba a ser menos. Pedazo monólogo se marcó, juntando el hambre con las ganas de comer a pesar de la “tontaina inducida” que llevaba, pero hasta arriba que iba el muchachete nui !!!