El señor Li, un trabajador de una fábrica en China, visitó al doctor de emergencia aquejándose de una picazón insoportable en su oído que le despertó la noche anterior que sólo se incrementó con el tiempo, según reporto el People´s Daily.

 En el canal del pobre hombre, una cucaracha había depositado 25 huevos. El dolor provenía de esos huevos transformándose en 25 cucarachas bebés.

 Después de que le removieron los insectos con un líquido especial, los médicos  le advirtieron a Li que su oído pudo haber sido completamente destrozado si no hubiera ido al hospital a tiempo.