Si exceptuamos a los mierdas de políticos que no valen para absolutamente para nada, el ser humano en esencia es alucinante. Os dejo con un vídeo recopilatorio que así lo demuestra….